Aunque el FBI no dio declaraciones oficiales respecto a la inversión realizada para poder acceder a la información almacenada en el móvil, James Comey, Director de la agencia, dijo este jueves que se pagó más dinero para desbloquear el iPhone de San Bernardino de lo que el ganará en todo el tiempo que le queda de su carrera. En Reuters han calculado exactamente cuando dinero sería eso. A Comey le quedan siete años y cuatro meses en su actual puesto de trabajo, y de acuerdo a la Oficina de Control y Presupuesto de los Estados Unidos y al FBI, el salario anual que recibe es de 183 mil dólares, lo que quiere decir que ganará 1.34 millones de dólares antes de retirarse. Esto supone la mayor cantidad de dinero que el FBI ha admitido haber pagado jamás por cualquier técnica de hackeo en su historia.

Luego de toda la controversia que se generó entre Apple y el Gobierno de los Estados Unidos en la que uno intentaba proteger la privacidad de sus usuarios y el otro utilizaba la seguridad nacional como excusa para insertar puertas traseras en todos los dispositivos de la empresa para acceder a su información a placer, el FBI terminó pagando a un grupo de hackers para desbloquear el iPhone de uno de los terroristas involucrados en los atentados de San Bernardino. Sin embargo, la agencia gubernamental no encontró nuevas pistas en el dispositivo, ni información que vincule a Syed Farook con un ataque organizado a mayor escala por ISIS.