Los primeros bocetos de la conducción autónoma en un coche de producción, que podamos comprar y tocar, los ha dado el sistema Autopilot de Tesla no sin algo de polémica generada por el mal uso, pero con una eficiencia muy elevada siempre y cuando se use para lo que está pensado: permitir que en autovías o en carreteras similares el coche pueda tomar el control de sí mismo con la supervisión del conductor.

La conducción autónoma tiene su razón de ser en la necesidad de reducir el número de accidentes en las carreteras producidos por fallos humanos. Autopilot de Tesla es el comienzo de la llegada masiva de esta tecnología que para muchos fabricantes aún está en fase de desarrollo y no esperan ver coches 100% autónomos hasta dentro de unos cuatro años.

Autopilot de Tesla inició su andadura en octubre de 2015.

Tras los primeros seis meses del programa Autopilot de Tesla los datos comienzan a ser bastante prometedores. La pasada semana Elon Musk, el CEO de Tesla, realizó unas declaraciones junto al ministro de Transportes y Comunicaciones noruego, en las que adelantó los primeros datos: con Autopilot de Tesla la probabilidad de que ocurra un accidente es aproximadamente un 50% menor que si circulamos sin el sistema activo.

Pese a los pocos meses de funcionamiento público del sistema, a principios de abril los propietarios de un Tesla con la posibilidad de activar el Autopilot habían recorrido aproximadamente 75 millones de kilómetros con este modo activado. Son pocos si tenemos en cuenta que existen fabricantes como Google que llevan recorridos miles de millones de kilómetros con sus coches autónomos de prueba, pero son muy importantes porque han sido realizados por conductores reales y no por conductores cuyo trabajo es probar al coche autónomo.

autopilot de tesla

Elon Musk espera que en dos años tengamos un Tesla 100% autónomo.

El objetivo de Tesla es que esta cantidad de información aumente de forma exponencial gracias a las previsiones de venta de coches que maneja y que vimos con la presentación del Model 3. En pocos años esperan llegar a recorrer miles de millones de kilómetros con un sistema de conducción como Autopilot, que si bien no es 100% autónomo es lo más cercano que tenemos ahora mismo. Recuerda, el cambio hacia el coche autónomo tiene que ser gradual porque tenemos que confiar en que el coche haga algo que hasta ahora solo el conductor podía.

Musk espera que en dos años esté lista la versión definitiva de la conducción autónoma de Tesla y solo será posible gracias a la recolección de todos los datos que los actuales propietarios están generando para el fabricante.

Estos datos hacen referencia a esta primera generación de coches semiautónomos, lo verdaderamente interesante será conocer este tipo de información cuando el coche sea totalmente autónomo. Es probable que seamos testigos de la mayor reducción en la tasa de accidentes de la historia de la automoción, y ese futuro lo está comenzando Tesla.