De un tiempo a esta parte ha obtenido cierta popularidad f.lux, una herramienta que modifica la temperatura de color del monitor de nuestro ordenador en base a nuestra localización y la hora del día, con el objetivo de que se disminuya la cantidad de luz azul emitida en las horas previas al sueño para descansar mejor y que se reduzca la fatiga visual. Hasta ahora sólo estaba disponible para Windows, OS X y Linux, y ahora también llega a Android. La pregunta clave es... ¿tiene sentido utilizar f.lux?

Esto mismo ya nos lo preguntamos cuando Apple anunció Night Shift como una de las novedades de iOS 9.3. Y es que Night Shift tiene, básicamente, la misma función que f.lux: reducir la exposición a la luz azul al anochecer de forma automática, y volver a la temperatura de color habitual, más fría (y por tanto, con mayor luz azul) una vez ha pasado la noche.

El Dr. Rubén Pascual, del blog Ocularis, licenciado en Medicina y especialista en oftalmología, ya nos dejó clara su opinión sobre el asunto de la luz azul y su capacidad de afectar al ritmo circadiano en el caso de una exposición a ella antes de dormir:

"No hay evidencias clínicas de que un exceso de luz azul poco antes de dormir altere el ritmo circadiano en humanos"."

Apple se equivocó en su momento al afirmar que "numerosos estudios demuestran que la exposición a luz azul al anochecer puede afectar a tus ritmos circadianos y dificultar la conciliación del sueño", ya que los ensayos que sustentan esta hipótesis son realizados en modelos animales, donde el mecanismo de luz azul existente y los niveles de melatonina son más relevantes.

No hay evidencias de este supuesto efecto de la luz azul en humanosLa melatonina es una hormona producida por la glándula pineal que se ha asociado con el ritmo circadiano del sueño-vigilia. Según la hipótesis que plantean quienes sustentan a f.lux o a Night Shift, la luz azul inhibe la producción de melatonina, un inductor natural del sueño.

Aquí entran en juego de nuevo las palabras del Dr. Rubén Pascual, quien afirma que "durante la historia reciente de la humanidad, la fuente artificial de luz que hemos utilizado ha sido el fuego, tanto en forma de hoguera, lámparas de aceite o velas". Estas fuente de luz, especialmente las incandescentes, tienen temperaturas de color cálidas, amarillentas, con escasa presencia de luz azul, así que no sería entonces correcto considerar la luz azul como "artificial" sin más.

Además, añade Pascual, "por la noche, tras irse el Sol, la luz natural viene de la Luna y las estrellas, y esta iluminación es la que durante millones de años ha condicionado la evolución de nuestro sistema visual y nervioso". La luz natural de la Luna y las estrellas es también azul con un componente superior al de cualquier pantalla electrónica LED. La conclusión de Pascual es clara:

"Nuestra especie ha evolucionado recibiendo luz principalmente azul antes de dormir".

Nadie va a resultar perjudicado por usar f.lux (ya disponible en la Play Store, sólo para smartphones con root), ni Night Shift, ni siquiera por usar Reticare. Simplemente no hay evidencia científica que respalde su uso.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.