Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte la mejor experiencia y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias de navegación. Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

Científicos descubren cómo utilizar el CO2 de la atmósfera como fuente de energía renovable

Por el 11 de marzo de 2016, 00:38

Hasta ahora se pensaba que el CO2 no podía ser de provecho para el planeta, pero unos investigadores han descubierto que puede ser útil para almacenar y producir energía.

Científicos descubren cómo utilizar el CO2 de la atmósfera como fuente de energía renovable

La alta cantidad de CO2 o dióxido de carbono en la atmósfera es, desde hace muchos años, uno de los grandes problemas a los que nos enfrentamos en la Tierra. Lo peor es que, más allá de reducir emisiones, no hay mucho que podamos hacer en este punto. Hasta ahora, porque investigadores de General Electric afirman haber conseguido desarrollar una tecnología en la que, mediante el uso de CO2 y energía solar, se puede, por una parte, almacenar energía, y, por otra, usar como fuente de energía renovable.

Es decir, no sólo hablamos de tomar y guardar el CO2, sino también de transformarlo en un cuerpo con un funcionamiento similar a una batería, ideal para cuando hay épocas de poco sol y hace falta recurrir a una fuente potente. Primero se obtiene la energía del sol y se almacena con sal fundida. Por otra parte, se utliza el excendente de electricidad en el tamaño de una piscina. Se enfría y se convierte en hielo. En el proceso de producción, la sal emite el calor y expande el CO2 a un estado de líquido supercrítico.

Sun rotor

En ese punto, pierde sus condiciones de líquido o gas, y se vuelve más maleable. Ahí conocerá al Sunrotor, que puede generar hasta 100 megavatios. La idea de los creadores es hacer que bajen los precios del mercado. La buena noticia por otra parte es esa, que este sistema hace ahorrar desde los 250 dólares que cuesta tradicionalmente generar un megavatio por hora hasta los 100 que cuesta con el Sunrotor. En palabras de Sanborn, el proceso es muy eficiente, y es que las plantas de gas consiguen retener un 61% y, en este caso, sería un 68%. Además, también dice que el equipo se podría conectar a un sistema de generación solar o a una turbina, con tanques y generadores que cabrían en camiones.

De momento es pronto para hablar de esta tecnología. Pero el simple hecho de que se vaya a poder hacer algo con el C02, y, además, algo bueno para el planeta, es muy prometedor.

Recomendados