Parece que las intenciones de Samsung de llevar un adblocker a su navegador por defecto no han durado mucho. Al menos, hasta que han chocado con el modelo de negocio que sostiene la cuenta de resultados de Google, que a la vez y de forma directa, sostiene a los terminales de Samsung como base del sistema operativo que montan, puesto que el navegador de Samsung con el adblock activado por defecto ha desaparecido de la tienda de Google. Y no, no es un rabieta de Google.

Como suele suceder en estos casos, Samung se buscó un partner para llevar el bloqueador de anuncios a su navegador, pero las cosas no han salido nada bien. La base del bloqueador de anuncios de la aplicación, Adblock Fast, incluía según Google, varias cuestiones contradictorias con la normas y condiciones de uso de la tienda de aplicaciones, algo que supuso el primer strike para la aplicación y su retirada directa de la tienda. Específicamente, la aplicación parece que incumple las normas contenidas en la sección 4.4 del acuerdo de distribución para desarrolladores:

4.4. Acciones prohibidas. El Desarrollador acepta no participar en ninguna actividad con la Tienda, incluido el desarrollo o la distribución de Productos, que pueda suponer una interferencia, una alteración, un daño o un acceso no autorizado a dispositivos, servidores, redes u otro tipo de propiedades o servicios de terceros, incluidos, entre otros, usuarios de Android, de Google o de cualquier operador de red móvil. El Desarrollador no podrá utilizar información de clientes obtenida a través de la Tienda para vender o distribuir Productos fuera de la Tienda.

El problema para la versión de Samsung es que Adblock Fast usaba la API oficial de Samsung para bloquear los anuncios, algo que en Google consideraron que incumplía los TOS de la tienda, aunque no está muy claro que correspondiese a la sección 4.4 como motivo principal para echar abajo la aplicación.

De momento habrá que esperar para ver si efectivamente se trata de un error o el futuro de la tienda de aplicaciones de Google pasa por bloquear a los bloqueadores de anuncios, valga la redundancia. Algo irónico si tenemos en cuenta que esta app está disponible en la App Store de Apple.