Actualidad

La carne de laboratorio, más cerca de llegar al supermercado

Por 4/02/16 - 12:40

La compañía biotech, Memphis Meats, está dando fuertes pasos en busca de la carne de laboratorio perfecta para crear hamburguesas y albóndigas sintéticas, limpias, éticas y para todos.

La carne de laboratorio, más cerca de llegar al supermercado

¿Es la carne del futuro? Desde luego las promesas son grandes. Pero, ¿podrán cumplirlas? Los responsables de Memphis Meats presentan hoy mismo en IndieBio, uno de los mayores foros biotech, sus intenciones. Esta compañía pretende dar los primeros pasos del mercado en la creación de carne artificial. Sí, por supuesto, carne creada a partir del laboratorio, sin que medie ningún animal de por medio. "Es la carne del futuro", afirmaban recientemente durante una entrevista, "la carne de laboratorio reemplazará a la carne tradicional rompiendo el status quo y haciendo que criar animales para comer sea algo, sencillamente, impensable. Desde luego, es un proyecto ambicioso. ¿Pero hasta que punto se encuentra en el terreno de la realidad?

Albóndigas Memphis Meats

En un reciente vídeo, la compañía de la que hablamos presentaba su primera "albóndiga", cocinada y preparada por un cocinero profesional. El resultado, según aparece en el vídeo promocional, es satisfactorio. Independientemente de las reacciones, lo que resulta fascinante es que ese pedazo de carne haya sido realmente cultivado en el laboratorio, lo que aumenta las apuestas por la carne sintética. Sobre el sabor, textura y capacidades nutritivas, según explican los responsables, la albóndiga de Memphis Meats no tiene nada que envidiarle a otras albóndigas. El sabor y textura de una albóndiga o una hamburguesa se puede arreglar, seguro, mediante las especias o la cocción. Lleva haciéndose así desde hace siglos. En cuanto a las capacidades nutritivas, es un punto importante y que no hay que olvidar. Sin embargo, en Memphis Meats están seguros de poder "enseñar" a su carne de laboratorio a sintetizar lo que necesiten para que nutritivamente no tengan diferencia con la carne animal.

La empresa, como decíamos, presenta hoy en IndieBio su idea con la intención de buscar nuevos inversores que desarrollen la idea. Haciendo un pequeño resumen de la aparición de las hamburguesas sintéticas a lo largo del tiempo, estas comenzaron como algo carísimo: 320.000€ aproximadamente por hamburguesa. Esto se debe a la forma de cultivarlas, mediante células madre y desarrollando el tejido. A medida que las técnicas han ido mejorando, en apenas uno o dos años, el coste de producción ha bajado enormemente. Hay fuentes que apuntan a que ahora solo cuesta unos 12 o 13 dólares fabricar una hamburguesa de laboratorio. Aunque eso no quiere decir que el proceso permita, todavía, producirlas de manera industrial.

La compañía pretende producir carne libre de antibióticos, materia fecal, patógenos y éticamente correctaMemphis Meats no ha especificado, (aún) los costes de producción que tiene su producto. Sin embargo, está claro que su intención es potenciar el desarrollo de la carne sintética a nivel industrial. La compañía pretende producir carne a un coste energético ocho veces menor, libre de antibióticos, materia fecal, patógenos y éticamente correcta. Por si todo esto fuera poco, la huella de carbono producida por este proceso es increíblemente menor que la dejada por la producción ganadera, mataderos y demás. Prácticamente correspondería solo al transporte. La apuesta por IndieBio es potente, ya que es un foro que cuenta con cientos de miles de dólares, cuando no millones, dedicados a potenciar las ideas innovadoras en el ámbito biotecnológico. Y las hamburguesas de Memphis Meats bien merecen un bocado.

¿Sólo hamburguesas?

No obstante, volvamos a bajar los pies a la Tierra. Desde luego es necesario potenciar la investigación en este apartado de la industria. Al fin y al cabo son todo beneficios: no haría falta matar ni maltratar animales y además reduciríamos los contaminantes y un gran porcentaje de emisiones de gas de efecto invernadero. Pero para poder ver hamburguesas sintéticas en el supermercado todavía queda, como poco, unos diez años. Hará falta refinar el proceso industrial, mejorar el producto en todas sus propiedades organolépticas (cómo sabe, cómo huele...) y cambiar la mente de las personas. También habrá que luchar contra la presión (y necesidades) de la industria ganadera, una de las más grandes, potentes y viejas de la historia de la humanidad. Realmente, será un cambio en el status quo difícil de afrontar. Ahora, ¿es un cambio posible? Hasta el momento no nos hemos topado con ninguna barrera infranqueable. Todo lo contrario, el proceso se ha ido acelerando a una velocidad impresionante.

Memphis meats

Pero ahora, otra cuestión: ¿podemos hacer algo más que hamburguesas y albóndigas? La carne triturada es relativamente sencilla de tratar. Pero no es lo mismo crear en el laboratorio un pedazo de bistec. Aunque en realidad, a medida que crece nuestro conocimiento en el desarrollo celular y el tratamiento de células madre, también aumentan las posibilidades de que esto sea así. No obstante, hacer crecer diferentes tejidos, especialmente hueso y cartílago, no es tan sencillo. Pero, probablemente, en un futuro no tan lejano (de apenas unas décadas) podamos cultivar carne en casi cualquier formato que queramos. Aunque esto será bastante más difícil de hacer forma industrial. Así que no esperemos un solomillo sintético para dentro de poco. Ahora, en el momento en el que esté disponible, habremos dado un enorme paso para la humanidad.

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si sigues navegando estás aceptando nuestra política de cookies