La conspiranoia sobre la Organización Mundial de la Salud
Sfam_photo - Shutterstock

El término ‘conspiranoia’, como supondréis, se formó mezclando ‘conspiración’ y ‘paranoia’, así que su significado resulta evidente: es un intento de explicar algo que ha sucedido como el fruto de una conspiración oculta sin que, por supuesto, lo sea, tergiversando sus circunstancias. Las personas conspiranoicas se dejan llevar por sus sesgos ideológicos al margen de los hechos contrastados, unen detalles sin importancia, muchas veces inciertos, y consideran verdades lo que no es más que pura especulación errónea, incluso llegando a afirmar disparates que chocan de cabeza contra el más humilde sentido común.La desconfianza por las instituciones y la perspectiva anticientífica lleva a la conspiranoia sobre la OMS

Y cuando se junta la desconfianza por las instituciones y la perspectiva anticientífica con la conspiranoia, tenemos como resultado lo que está volviendo a ocurrir con la Organización Mundial de la Salud ante la amenaza global del virus del zika: muchos afirman que este virus es una malvada creación del poder en la sombra, si no simplemente para dañar a la población, sí al menos para que las pérfidas farmacéuticas se hagan un poco más de oro vendiendo la vacuna contra él, que no existirá en años, y que la OMS no es más que un títere en este infame propósito. Pero ¿tiene esto algún sentido?

Las motivaciones y la financiación de la OMS

organización mundial de la salud

Who.int/es

Esta institución tiene como objetivo luchar por que la población del mundo goce de “un estado de completo bienestar físico, mental y social”, y no solamente “de la ausencia de afecciones o enfermedades”, y por “la extensión a todos los pueblos de los beneficios de los conocimientos médicos”, porque “es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social” y “una condición fundamental para lograr la paz y la seguridad”, y porque “desigualdad de los diversos países en lo relativo al fomento de la salud y el control de las enfermedades, sobre todo las transmisibles, constituye un peligro común”.La OMS promueve la adopción de medidas sanitarias y sociales adecuadas en general y ante las emergencias

Por ello, promueve “la más amplia cooperación de las personas y de los Estados” para “el fomento y protección de la salud” y de “una opinión pública bien informada y una cooperación activa por parte del público”. Esto es lo que puede leerse en su Constitución, que entró en vigor en abril de 1948, como que “los gobiernos tienen la responsabilidad de garantizar la salud de sus pueblos, la cual solo puede ser cumplida mediante la adopción de medidas sanitarias y sociales adecuadas”. Y en esa dirección van todas y cada una de sus campañas.

organización mundial de la salud

Sede de la OMS en Génova (Suiza) - Martin Good, Shutterstock

Y mucho se la ha criticado cuando ha elevado el nivel de alerta por epidemias como la de la gripe aviar, la gripe A y, ahora, el virus del zika, pero la obligación de la OMS es plantearse el peor escenario posible según los datos de que disponemos para que, de ocurrir, no nos pille indefensos, aunque luego no se produzca; porque si no lo hiciera y sucediese, sería un auténtico desastre, fruto de una enorme irresponsabilidad. Que haya quien aproveche para hacer negocio en estas circunstancias es otra historia, pero la OMS hace lo que tiene que hacer.Más de 7.000 personas en 150 países tendrían que estar compinchadas para conspirar en la OMS

Y no lo hace lo tonto, porque en ella trabajan multitud de médicos, epidemiólogos y otros científicos, y especialistas en sistemas de información, economía, administración y finanzas y estadísticas sanitarias y preparación y respuesta ante emergencias, más de 7.000 personas en 150 países que tendrían que estar compinchadas, olvidando su ética profesional, para perpetrar alguna de las conspiraciones sin sentido que algunos se inventan.

organización mundial de la salud

Consejo Ejecutivo de la OMS - who.int

Hay quien ha argumentado que, como algunas farmacéuticas financian a la OMS, condicionan sus campañas, pero si uno revisa los números de la organización y hace los cálculos adecuados, se dará cuenta de que estas empresas sólo aportan 59,1 de los 3.977 millones de dólares con los que, por ejemplo, contó la OMS en 2014, es decir, un ridículo 1.49%. Y como comprenderéis, con semejante aportación es muy difícil obligar a nadie a actuar en contra de su propia esencia, sobre todo estando tan lejos de los 1.282 millones provenientes de los estados miembros, de los 375,5 que Bill y Melinda Gates proporcionan a través de la fundación caritativa que lleva su nombre o de los 138,8 de la Alianza GAVI, un fondo de financiación pública y privada para garantizar el acceso a las vacunas.Las farmacéuticas aportan un ridículo 1.49% del presupuesto de la OMS

Lo que ocurre es que los conspiranoicos son muy audaces, y los hay que afirman que Bill Gates, el mayor benefactor privado de la OMS, se ha propuesto llevar a cabo un proyecto eugenésico, es decir, de perfeccionamiento de la especie humana mediante el control de la población, sirviéndose también de este organismo internacional. Naturalmente, es un disparate y carecen de pruebas, así que de eso nos ocuparemos mejor cuando haya que contar historias para no dormir.

hazte socio

Recomendados