DARPA busca que el cerebro pueda hablar con superordenadores
DARPA

Hace poco hablamos aquí de cómo ataques epilépticos dañaban el hipocampo, lo que producía que el nexo que permite al cerebro "trasladar" la memoria del corto al largo plazo se rompiera. La solución a ello eran implantes que, mediante algoritmos reproducían la actividad neuronal, e incluso abrían una puerta a copiar información en otros cerebros, como habilidades aprendidas por ratones. Ahora, DARPA, la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa, ha anunciado un proyecto que busca un nexo entre neuronas cerebrales y código binario de superordenadores.

El objetivo de DARPA es cerrar el hueco existente actualmente entre lo electrónico y lo biológico, mediante el programa llamado "Neural Engineering System Design" (NESD). Esa conexión se trata irremediablemente de convertir el lenguaje electroquímico de la actividad neuronal en código binario interpretable por ordenadores. ¿Cómo hacerlo? Desde DARPA hablan de un chip implantable en el cerebro de menos de un centímetro cúbico que detecta impulsos cerebrales y los interpreta, pero también se busca comunicación en el sentido del ordenador al cerebro.

Con ello se pueden conseguir aplicaciones infinitas en múltiples disciplinas, como por ejemplo neurociencia o material médico de recuperación como prótesis electrónicas que interpretasen los movimientos que la persona piensa como si se tratase de su extremidad normal. En ese sentido, los objetivos a corto plazo de DARPA son ayudar a personas con problemas de vista o auditivos, encontrando en el cerebro información visual y auditiva a gran resolución e interpretable por los ordenadores del proyecto.

Pero sin duda, lo más interesante de todo es que cuanto más conozcamos del cerebro, más se desarrollarán campos vitales que nos ayuden a interpretar mejor lo que pase en todo nuestro organismo, ya que aunque la neurociencia avanza a buen ritmo, como DARPA demuestra con su ambición, el cerebro es una de las partes más desconocidas del ser humano y además clave.

DARPA, que ya fue clave en el origen de Internet, quiere volver a hacer historia.

Recomendados