Todos los coches Ford cuya fecha de fabricación sea posterior a 2011, es decir, modelos 2011 y en adelante, recibirán en las próximas semanas una actualización, tal y como informó mi compañero Alberto, que añadirá una función, para mi juicio, imprescindible en los coches tecnológicos: Siri, el asistente de voz de Apple. ¿Pero realmente qué supone esto?

Existen más de 12 millones de coches con SYNC y casi la mitad van a poder recibir esta actualización.

En total Ford ha estimado en más de 5 millones de coches Ford los beneficiarios de esta actualización, una cifra muy alta y que pone sobre la mesa la importancia de realizar coches cuyos sistemas de infoentretenimiento sean actualizables incluso cuando han pasado 5 años. Recuerdo que hace no muchos años, comprar un coche con navegador significaba que los mapas que comprabas eran antiguos, de uno o dos años anteriores a la fecha de compra del coche, y cada actualización suponía pasar por el concesionario y pagar una generosa cantidad de dinero. Ford ha sido uno de los primeros fabricantes en materializar el sueño de las actualizaciones gratuitas añadiendo nuevas funciones, no ha sido el primer porque Tesla lo hace desde hace algún año, pero sí que ha sido de los primeros de los *fabricantes tradicionales*.

Desde hace varios meses decidí que no iba a instalar un manos libres en mi coche (no lo equipaba de serie) y que iba a intentar usar mi iPhone junto a un soporte fabricado por Kenu en mi coche aprovechando Siri y el altavoz del móvil. El motivo fue únicamente por el uso de Siri ya que con otros sistemas que he probado la experiencia era horrible. El resultado ha sido mucho mejor de lo esperado, obviamente no por calidad y comodidad a la hora de hablar por teléfono, pero si gracias en el uso de Siri, y solo por eso merece la pena.

He añadido como tareas a la hora de subirme al coche el colocar mi iPhone en el soporte para poder indicarle a dónde ir o con quién hablar de una forma sencilla y fiable cuya única acción es apretar el botón ‘Home’. He podido probar muchos coches y he tenido unos cuantos pero nunca he podido hacer estas dos tareas de una forma tan sencilla y cómoda, ya sea con sistemas de manos libres instalados de fábrica o con añadidos posteriores.

La llegada de Siri a los coches Ford que equipan la segunda generación de SYNC (MyFord Touch en Norteamérica) es sin duda una noticia que sentará muy bien a los propietarios de un Ford que usen un iPhone. Van a ganar en comodidad, versatilidad y comenzarán a ver a su coche como una extensión del smartphone, algo que muchos fabricantes están tratando de lograr al incorporar cada vez más funciones a los vehículos.

Para activar Siri en un coche de Ford, el usuario tendrá que realizar una pulsación larga sobre el botón de reconocimiento de voz en el volante, una acción similar a la que se realiza en un iPhone (excepto en los 6S que también puedes activarlo con la voz). Usar Siri en un coche ayuda a que los conductores no quiten la vista ni las manos del volante para realizar llamadas telefónicas, preguntar por el tiempo, introducir una dirección en Apple Maps, establecer un recordatorio o incluso enviar y recibir mensajes. Esto es tecnología transparente, el usuario no tiene que hacer nada que no haya hecho antes (emparejar por bluetooth el iPhone) pero a cambio recibe un nuevo paquete de soluciones para su día a día.

Los usuarios que tengan uno de los 5 millones de coches Ford compatibles tan solo tendrán que entrar en la web habilitada por Ford para comprobarlo y descargar la actualización. La llegada de ‘Siri Eyes Free’ va a marcar un antes y un después entre estos cinco millones de propietarios más los futuros compradores de un coche Ford, ahora solo falta que los usuarios de Android o Windows Phone vean cómo sus sistemas de reconocimiento de voz comienzan a llegar también a los coches.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.