Hace unos días, Apple presentó su nuevo dock oficial de carga para el Apple Watch. Un gran diseño, muy de la casa, enfocado a la línea premium (nada de plástico o goma), y a un precio que fue el primer objeto de debate: 79 dólares / 89 euros, lo que viene a ser un 20% del precio del objeto que va a cargar. Un precio alto de por sí, que además supone el mayor precio porcentual respecto a su producto. En iPad, iPhone o Mac, los cargadores se sitúan por debajo del 10%. ¿Por qué ahora un cargador, y por qué tan caro?

Bueno, lo primero que hay que tener en cuenta es que no es un cargador para todo el mundo. Apple, seguramente, no lo ha diseñado pensando en los usuarios del Sport. No en su mayoría, al menos.

El Watch que Apple quiere que compremos es el "mediano", el de acero. Por eso el Watch "a secas" es ese, y el Sport es la versión menor, más barata. Habitualmente, el modelo que da nombre a la gama es el más básico, sobre todo cuando llegan todos al mismo tiempo. Los iPhone Plus, los MacBook Air (en su momento, tras el MacBook blanco) y Pro, el iPad Pro... Apenas el iPad mini rompe la regla, pero llegó dos años después del original.

El mundo del lujo

Apuntar hacia el mercado del lujo no es un acto de propaganda que se pueda pregonar en notas de prensa y eventos, es una actitud. Exactamente la que Apple está teniendo últimamente.

¿Imaginan gastar más de 10.000 dólares en un reloj y que el cargador que venga con él sea... este?

charge-apple-watch

En esa foto todavía parece algo bastante bueno a la vista. En realidad luce más bien así (si bien es cierto que este es el del Watch Sport, no el del Steel o el Edition):

apple-watch-sport-first-experiences-3

El cable se dobla, el cargador circular no se queda fijo en posición horizontal, tampoco se fija verticalmente para dar soporte fijo al reloj... Con él, no se tiene una experiencia plenamente satisfactoria.

Si Apple está apuntando hacia el lujo, necesitaba un cargador en consonancia. Un cargador, en el caso del Watch, es algo que se usa cada día. Que acompaña a la mesilla de noche o el escritorio de la oficina. En definitiva, que funciona como un accesorio más de mesa, que debe verse bien.

Actualmente ya hay varios docks para el cargador del Watch, incluso en las Apple Store hay varios modelos tanto sólo para el reloj como también para el iPhone, cargando ambos simultáneamente.

¿El problema? No parecen todo lo chic que Apple quiere que parezcan los accesorios de su Watch, su puerta de entrada al mundo de la moda y el lujo.

cargador Apple Watch 01

cargador Apple Watch 02

cargador Apple Watch 03

Pueden criticar a Apple en lo que quieran, en lo que mejor les parezca, pero hay un punto irrebatible: a nivel financiero, es una empresa única en el mundo, con unos movimientos sumamente inteligentes que se traducen en alegría tras alegría para sus arcas y sus accionistas.

Ahora, apuntando al sector de la moda y el lujo, sólo están apuntalando estas buenas maneras. El margen que dejan estos productos siempre es muy elevado y permite vivir muy bien de un negocio que maneja un volumen de ventas bajo. Este nuevo dock de carga es el penúltimo ejemplo, recordemos que los iPhone acaparan el 94% de los beneficios de la industria móvil con menos del 14% de la cuota de mercado.

Por otro lado, Apple está asegurándose seguir construyendo una imagen de marca y una experiencia de usuario acorde con sus líneas maestras, con un simple accesorio. Ahora ya no tendrá que confiar en que otro fabricante creará un dock acorde a sus expectativas, ahora lo hacen ellos mismos. La sensación para el comprador de un Watch será mucho más positiva si el proceso de ponerlo a cargar cada noche se hace con un buen diseño y un buen material detrás.