Ciencia

El problema de la contaminación en Madrid, explicado en cinco minutos

Por 12/11/15 - 10:05

De Madrid... ¿al cielo?

El problema de la contaminación en Madrid, explicado en cinco minutos
Scambelo_delete (Flickr)

El origen del problema

Durante la noche del 10 de noviembre, el Ayuntamiento de Madrid detectó altos niveles de dióxido de nitrógeno (NO2). Este compuesto químico es una de las sustancias relacionadas con la contaminación del aire. Según la previsión meteorológica, la situación de estabilidad se mantendrá durante los próximos días. El buen tiempo -en forma de ausencia de viento y lluvia- favorece la persistencia de los contaminantes en la atmósfera de la capital.

Las medidas adoptadas

El gobierno de Manuela Carmena ha decidido activar el protocolo establecido para hacer frente a la contaminación en Madrid. Los registros de las estaciones de Escuelas Aguirre, Ramón y Cajal y Barrio del Pilar han superado los límites permitidos de dióxido de nitrógeno, por lo que se pone en marcha el escenario 1 del reglamento.

Actualización, 13-11-2015 a las 00:09 h: el Ayuntamiento activa el escenario 2 del protocolo, debido a que los niveles de NO2 siguen superando los límites. Se prohíbe aparcar a no residentes en zona SER (azul y verde) durante el viernes. También se mantiene la limitación de circular a 70 km/h. Las medidas finalizarían en cuanto los niveles de contaminación volvieran a los límites normales.

El documento, aprobado el pasado 1 de marzo con Ana Botella de alcaldesa, contempla dos medidas principales. Por un lado, "limitar la velocidad a 70 km/h en la M-30 y en los tramos de carreteras de acceso a Madrid, comprendidas en el interior de la M-40". Por otro lado, se informa a la población a través de SMS y paneles de tráfico. El consistorio también recomienda el uso de transporte público, además de seguir trabajando en la redacción de un protocolo más restrictivo, según informa El País.

¿Funciona reducir el límite de velocidad?

Diversos estudios, realizados en Ámsterdam o Barcelona mostraron que el establecimiento de un límite máximo de velocidad contribuye de forma positiva a reducir la concentración del dióxido de nitrógeno y de las partículas en suspensión. Pero la hipótesis de que una velocidad más reducida se relaciona con una menor contaminación -dado que consumiríamos menos combustible- no es tan sencilla como parece.

contaminación en Madrid
Gaelx (Flickr)

La Agencia Europea de Medio Ambiente señalaba que no existían conclusiones claras respecto a los beneficios medioambientales de limitar la velocidad. En ese sentido, otra investigación focalizada en el área metropolitana de Barcelona mostró que había una mayor reducción de compuestos tóxicos con un sistema variable de velocidad que con el establecimiento de un límite de velocidad.

Los efectos de la contaminación

En 2013, la Organización Mundial de la Salud declaró que la contaminación del aire era cancerígena. Según la OMS, la mala calidad del aire que respiramos está detrás de siete millones de muertes prematuras, una situación comparable a los riesgos sanitarios asociados con el tabaco.

En relación a la contaminación en Madrid, un estudio estimó que los costes sanitarios y sociales de la mala calidad del aire ascendían a 357 millones de euros en 2004 en la región. A pesar de que recientes investigaciones han mostrado que las políticas impulsadas han mejorado levemente la problemática, estamos lejos de encontrar una solución. Mientras tanto, la contaminación en Madrid también está detrás de graves problemas respiratorios como las alergias.

¿Qué puede hacer Madrid?

Reducir el límite de velocidad es una medida controvertida. Lo más efectivo, según los expertos, es disminuir progresivamente el número de vehículos en carretera, además de controlar las emisiones de los automóviles. Casos como el de Volkswagen afectan al medio ambiente y a la salud pública.

Consorcios europeos como Soot-free Cities Ranking han situado a Madrid entre las peores ciudades europeas en relación a la contaminación del aire. ¿Las razones? Los recortes en el transporte público (con una reducción de 100 millones de euros desde 2012), que han provocado un aumento de las tarifas y una peor calidad del servicio (especialmente con menos vehículos y frecuencia), son el principal motivo. Entre 2011 y 2013, el número de usuarios del metro se redujo en un 9%, mientras que la disminución de pasajeros en autobuses urbanos en el mismo período fue del 6%.

Gaelx (Flickr)
Gaelx (Flickr)

La promoción de más carriles bici, la ampliación del sistema BiciMAD y herramientas como las "Áreas de Prioridad Residencial", que desincentivan el uso del coche, también ayudan. La última medida para controlar la contaminación en Madrid es realmente simple. No emplear los trucos de Ana Botella, como denunció Antonio Villarreal en El Español, con los que se reducía el registro de sustancias contaminantes en la atmósfera. El aire tóxico no desaparecía, pero sí sus mediciones.

¿Qué puedes hacer tú?

Capitales como Barcelona han impulsado proyectos de ciencia ciudadana para que miles de voluntarios ayuden a mapear la calidad del aire en toda Europa. Esto no ocurre en Madrid, por lo que deberemos concienciarnos solos. El aviso del Ayuntamiento debería servir simultáneamente de alerta y estímulo para usar más el transporte público, y menos nuestro coche particular.

Si quieres estar pendiente de los niveles de contaminación en Madrid, puedes suscribirte al Servicio de Alertas SMS sobre vigilancia de la calidad del aire en la ciudad y en la Comunidad de Madrid. Por último, también puedes descargarte la aplicación Caliope y Caliope EU, desarrolladas por el Centro Nacional de Supercomputación, para visualizar el pronóstico sobre la calidad del aire, tanto en España como en el resto del continente europeo.

Puedes comentar sobre este y otros temas en nuestra comunidad

comentar

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si sigues navegando estás aceptando nuestra política de cookies