El piloto automático de Tesla, liberado hace apenas unos días, es un gran avance técnico, pero de ninguna forma convierte al coche en lo que no es: un Tesla con piloto automático no es un coche autónomo. Más bien es un sistema de asistencia avanzado, por llamarlo de alguna forma. El caso es que Tesla se encargó de dejar claro que el coche no se puede dejar conducir sólo. Sin embargo, idiotas temerarios con ganas de llamar la atención siempre pueden aparecer para poner en peligro su vida y la del resto de personas que circulan por las carreteras.

El del vídeo es uno de ellos. Directamente **puso el piloto automático y se sentó en el asiento trasero, con el coche a más de 80 kilómetros por hora**, y por supuesto lo grabó todo en vídeo para dejar constancia de su estupidez temeridad. El sistema a quien confió su vida, como Tesla ya advirtió, únicamente fija una velocidad de crucero y mantiene al coche entre las líneas del asfalto que delimitan su carril, hace poco más.

Quizás, al menos mientras este sistema no pueda funcionar como un coche autónomo, sería buena idea como medida de seguridad que sólo funcione mientras detecte que alguien está sentado en el asiento del piloto. No obstante, demuestra que incluso sin alguien al volante, el sistema de Tesla pudo responder bien y con seguridad. Pese a todo, punto para Tesla.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.