Bueno, el estudio sobre cuál capítulo nos engancha a una serie sigue la misma tendencia en mi caso ahora que estoy siguiendo muy de cerca American Horror Story: Hotel, la quinta temporada de esta gran **franquicia creada por Ryan Murphy y Brad Falchuk**. Y es que, si bien la serie nos puede tener muy enganchados, esta temporada comienza a enganchar por sí sola.

AHS siempre nos recuerda que el horror de la realidad supera la ficción con creces

Recordemos que en el capítulo anterior Alex accede a permanecer con su hijo «para la eternidad»; este giro maternal es tan acertado que duele. Sin embargo, como decía en el *recap* anterior, **AHS siempre nos pide grandes saltos de confianza como espectadores**, o mejor dicho, nos pide hacernos de la *vista gorda* con todos los cabos sueltos que va dejando. Uno, dos, pienso que podemos ceder, pero los creadores de la serie nos pide muchos y enormes. Digo esto porque, supongamos que te convierten en vampiro, OK, ya esto es mucho que asimilar, **¿cuál sería tu primera acción luego de saber que vas a vivir para siempre y tendrás que alimentarte de sangre por la eternidad?** ¿Ir a trabajar? ¡Jamás había visto algo así! No me la creo, ¡no me gusta Ryan Murphy! Yo esperaba ver a Alex bellísima, con vestidos elegantes, disfrutando a su hijo, no enferma, hambrienta, *checando* su tarjeta del trabajo a tiempo.

¿Y todo ese salto para qué? Para justificar que en la ciudad de Los Ángeles se desate una epidemia de niñitos vampiros. Esta consecuencia es genial y sangrienta.. y genial por esto mismo, pero el paso para llegar aquí me parece inverosímil. Ahora bien, ¿cuántos terrores son más complicados que los mismos vampiros: el lobby antivacunas o la violencia escolar que ha tomado muchas vidas de costa a costa en ese país y que, por lo tanto, se han elaborados códigos de seguridad y protocolarios? **AHS siempre nos recuerda que el horror de la realidad supera la ficción con creces**.

En este capítulo todos parecen haberse convertido en vampiros: hordas de vampiros despiadados y no solo una mamá vampiro con un graves problemas de apego enfermizo, sino dos; y en medio de todo eso, **tuvimos la oportunidad de escuchar la genial historia de Liz Taylor**, la extravagante *bartender* del hotel. Denis O’Hare, actor que le da vida, así como a su pasado Nick Pryor, hace una excelente actuación; su historia es fascinante, y por fin supimos por qué se encuentra ahí. **Es la persona más libre y feliz del hotel, tal vez la única**.

Bien, también pudimos ver a Ramona Royale aceptar de infiltrada a Iris, la madre de Donovan, quien al no poder volver con su adorada Condesa decide vengarse de ella. Sí, el horror también es terrible cuando nace del despecho, un motor que existe y que toma más vidas de las debidas en nuestra vida real. Así, con esto en mente y con un empujoncito de Liz Taylor, Iris se libera, por así decirlo, y de paso se llevó a dos *influencers* (otro terror de la vida real) en el camino. **El paseo por los conductos de basura corre por cuenta del Hotel Cortez**.

Muy de paso vimos al pobre de **John Lowe que ya no sabe que es realidad y qué el sopor del alcoholismo**. No lo perdamos de vista, para haber sido invitado de James Patrick March a su Devil’s Night su verdadera naturaleza está por surgir.

Los anteriores *recaps* los puedes encontrar aquí:

– **‘Cheking in’, episodio 1**
– **‘Chutes and Ladders’, episodio 2**
– **[‘Devil’s Night’, episodio 3](http://hipertextual.com/2015/10/american-horror-story-hotel-episodio-3)**
– **[‘Room Service, episodio 4’](http://hipertextual.com/2015/10/american-horror-story-hotel-episodio-4)**
– Especial: **El hotel que inspiró la quinta temporada de American Horror Story**

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.