No todos saben que antes de las versiones de Peter Jackson, hubo una película de El Señor de los Anillos en versión animada. La dupla encargada de su realización fue: Rankin/Bass, y Arthur Ranking Jr fue uno de sus animadores. También intervino United Artists, compañía fundada por monstruos como: Charles Chaplin, Douglas Fairbanks, Mary Pickford y David Wark Griffith, y que luego sería absorbida por Paramount.

En esta película se cubren los primeros libros de Tolkien: La Comunidad del Anillo y Las Dos Torres. Previamente habían realizado El Hobbit en 1977. La última en realizarse sería El Retorno del Rey en 1980. Pero esta, no sería coherente visualmente con las dos primeras partes de la historia, lo que hicieron en realidad fue plantearla como una secuela de El Hobbit.

En lo particular, me quedo con El Señor de los Anillos por la calidad de sus dibujos. Se utilizó una técnica de animación llamada "rotoscopio", que consiste en filmar determinadas escenas con actores de carne y hueso, para luego dibujarlas. El resultado son secuencias de acción mucho más verosímiles (al menos en esta película en particular) y orcos mucho más siniestros. En las primeras versiones de Star Wars se usó este efecto para darle vida a los "sables de luz", que luego pasarían a ser un sello de la saga.

lordoftheringanimated

En cuanto a la fidelidad con respecto al libro, la gente es tan dura como con las películas de nuestros tiempos. Brillan por su ausencia: Tom Bombadil y el granjero Maggot. No sería descabellado pensar, que es lo que motivó a Peter Jackson a hacer lo mismo.

Si bien es cierto que la película tuvo mucho éxito económico, la gran mayoría de las personas no estuvo conforme. Tanto es así, que los productores decidieron quitar el "Parte 1" de la misma. Su costo fue de tres millones de dólares. Posteriormente las imágenes y el arte visual de las mismas serían adoptadas por Tolkien Enterprises para hacer una serie de cómics que fueron publicados en el mercado europeo y no salieron en idioma inglés por problemas con derechos de autor.

El Hobbit, por el contrario, tuvo buena crítica en lo referente a fidelidad con la novela. Muchos dicen que, conserva "ese toque infantil e inocente". Hay que recordar, que esta fue concebida como una historia para niños, y no fue hasta un tiempo después que Tolkien se daría cuenta lo que traía entre manos.