Ha llovido mucho desde entonces pero hubo una época en la que los instrumentos de plástico y las distintas sagas de videojuegos musicales plagaban las distintas tiendas especializadas. Activision y Harmonix iniciaron el camino con un Guitar Hero al que le siguió la pista la propia Harmonix (tras su salida fue NeverSoft la encargada de la saga GH) con Rock Band, su IP propia, una experiencia pensada para el grupo de amigos al completo. Fue una época maravillosa para todo aficionado a la música (nunca agradeceré lo suficiente la cantidad de grupos y temas musicales que ambas sagas me han descubierto) que pronto se convirtió en una auténtica marabunta de subsagas, secuelas y nuevos instrumentos.

Rock Band 4 apuesta por los valores clásicos y Guitar Hero Live llega con ideas frescas

En apenas cuatro años llegaron más de una docena de juegos sumando las entregas principales y otras en las que el protagonismo pertenecía a grupos míticos como Los Beatles, Aerosmith, Van Halen o Metallica. Todo ello mientras más de un par de miles de canciones descargables llegaban a Xbox Live y Playstation Network. Y, como era de esperar, la burbuja terminó explotando, las guitarras de plástico se guardaron en trasteros y garajes y las compañías decidieron aparcar la que, durante un corto periodo de tiempo, se convirtió en su gallina de los huevos de oro.

Hoy, cinco años después de la última entrega, llega Rock Band 4, la nueva propusta de Harmonix, y en dos semanas aterrizará Guitar Hero Live en las tiendas. Las dos grandes potencias de los videojuegos musicales vuelven con ideas renovadas y, sobre todo, con propuestas todavía más diferenciadas entre sí. ¿Qué les hace diferentes? ¿Cuál comprar en caso de duda? Desgranamos qué hace especial a Rock Band 4 y Guitar Hero Live.

¿Con qué se toca?

La primera diferencia, evidente y que sigue perdurando, es el público al que se dirigen. Rock Band 4 sigue intentando ocupar el salón de familias y grupos de amigos al ofrecer una experiencia para cuatro jugadores (guitarra, bajo/segunda guitarra, batería y micrófono) mientras Guitar Hero Live sigue centrando su experiencia en la guitarra en solitario o, como mucho, para hasta dos jugadores.

En los instrumentos mismos reside otro gran punto diferenciador: mientras Activision y Freestyle Games han apostado por revolucionar lo establecido cambiando la forma en la que se distribuyen los botones en el mástil de la guitarra (tres arriba y tres abajo, en paralelo), desde Harmonix siguen fieles a lo que funcionó hace años y, de hecho, permitirán usar cualquier instrumento lanzado hasta el momento (incluso los de la competencia) mediante la utilización de un adaptador especial. Una decisión loable y que puede ahorrar dinero a muchos usuarios. También han lanzado, en colaboración con Mad Catz, nuevas versiones de su guitarra, batería y micrófono.

¿Cómo se toca?

No hay cambios importantes al respecto en Rock Band 4 ya que, como decíamos, se mantienen los cinco botones clásicos y sus respectivos colores. Incluso la representación visual de las notas y la “autopista” de la canción es muy semejante a lo que todos recordamos. El principal cambio aquí está en un espacio dedicado a unos solos freestyle donde el jugador tendrá un alto de grado de libertad a la hora de elegir qué y cómo tocar.

Por el contrario, Guitar Hero Live cambia el núcleo y tocar cualquier canción se sentirá distinto debido a la nueva disposición de los seis botones de la guitarra. Además, abogando por un diseño más intuitivo, se han eliminado los colores clásicos, quedando el blanco y el negro para cada trío de botones. Más allá de esto y las nuevas combinaciones de teclas (mucho más parecidas a los acordes reales) no se han añadido más novedades de peso al transcurso de las partidas. En lo visual, ojo, sí encontramos el que es uno de los grandes reclamos del título: lejos de escenas generadas por ordenador, presenciaremos en cada canción la reacción de un público de imagen real que reaccionará de forma dinámica según nuestro desempeño. Si queréis saber más al respecto, echadle un ojo al making of que corona este párrafo.

¿Dónde tocaré?

Desde Harmonix se esfuerzan por transmitir la sensación de pertenecer a un grupo de rock real en cada uno de sus modos. En la modalidad “Ir de tour”, algo así como la historia de este Rock Band 4, formaremos un grupo del cual podremos elegir ciudad de origen, nombre y apariencia física para, poco a poco, recorrer el mundo empezando por tocar en garitos de mala muerte y acabando frente a miles de personas. Todo ello con decisiones que ramificarán la historia y nos permitirán atender a conciertos y momentos únicos cada vez que completemos dicho modo.

Por el otro lado, en su modo Conciertos, podremos juntarnos con nuestro grupo de amigos y tocar una secuencia de canciones dependiendo de lo que el público requiera. Es decir, podremos acabar de tocar una canción determinada y que se nos den cuatro opciones entre las que elegir; estas podrán ir desde tocar una canción concreta hasta, por ejemplo, “Música de los 80” o “Un tema de The Police”, haciendo la experiencia algo más fresca cada vez que juguemos.

Si hablamos de Guitar Hero Live, las cosas son mucho más sencillas y se quedan en, simplemente, tocar canciones a nuestra elección. No se contará con un modo historia o algún tipo de reto adicional y, como decimos, el título solo nos permitirá elegir qué canción tocar, ya sea en el modo normal o en Guitar Hero TV, sección que detallamos más abajo.

¿Qué tocaré?

Uno de estos juegos sin un potente catálogo musical se quedaría en mera anécdota, evidentemente. Y si hablamos del contenido en disco, Rock Band 4 ha llegado poco más de 60 canciones (podéis consultar la lista aquí) y Guitar Hero Live aterrizará con una lista de algo más de cien temas musicales (aquí al completo). El título de Harmonix llega con más carga rockera y, sobre todo, más música de las décadas anteriores mientras que Guitar Hero Live apuesta por la variedad de géneros (rock, pop, folk, punk, country, indie y hasta música electrónica) y por intentar llegar al mayor número de gente posible.

Más allá de eso, el contenido descargable post-lanzamiento será una constante en ambas franquicias. Rock Band 4 vuelve a apostar por no dejar atrás el pasado y hacer compatibles con esta nueva versión una inmensa mayoría de las canciones descargables lanzadas en la generación pasada. Son alrededor de 1700 temas los que están disponibles desde ya mismo y, prometen, seguirán llegando de forma continuada.

Activision ha preferido apostar por otra forma de añadir novedades y en Guitar Hero TV se encuentra una de las principales novedades de esta nueva entrega. Como una suerte de canal musical, Guitar Hero TV será una sección a la que acceder periódicamente en busca de nuevo contenido: desde Freestyle Games se comprometen a añadir de forma gratuita nuevos temas de distintos géneros con los que seguir sorprendiéndonos mes a mes.

En dicha sección se dejará atrás la ambientación de concierto recreada en el modo principal y se apostará por utilizar los vídeos musicales de cada tema. Además, como ya os contamos, estas canciones no serán libres de utilizarse en todo momento si no que se tendrá que acceder a ellas con una suerte de tokens de desbloqueo que adquirir jugando o comprar con dinero real. Es decir, en lugar de pagar una cifra determinada para añadir permanentemente un tema musical a nuestra colección, podremos pagar otra cifra por determinar para tocarla una vez. El éxito o fracaso de esta estrategia dependerá, claro, de lo fácil o difícil que resulte obtener fichas de desbloqueo invirtiendo horas en el juego.

Entonces, ¿cuál elijo?

Los aficionados a este género hemos tenido la gran suerte de recibir nuevas entregas de sus dos sagas de referencia en apenas medio mes. Ahora, la gran duda surge a la hora de elegir por qué opción decantarse.

Rock Band 4 debería ser la opción lógica para todo aquel que pretenda jugar en compañía o disfrutar de varios instrumentos así como para el melómano que quiera tener acceso a un catálogo musical mayor debido a que dificilmente llegará el día en el que la competencia pueda alcanzar los dos millares de canciones. Además, ofrece más modos de juego y, además, incluye opciones online.

Guitar Hero Live, por el contrario, parece querer a por ese jugador neófito en la franquicia o, al menos, busca dar un pequeño soplo de aire fresco a las bases asentadas: un cambio relativamente drástico en la disposición de los botones y en cómo se jugará, un profundo lavado de cara en lo visual y una nueva forma de añadir contenido después del lanzamiento.

Los valores clásicos contra la sangre nueva. ¿Cuál va a ser vuestra elección?

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.