Internet.org es el servicio gratuito que Facebook ofrece en diferentes países en colaboración con empresas de telecomunicaciones, hardware, y software.

A través del servicio, personas de Bolivia, Filipinas, Guatemala, India, Zambia y de 10 países más pueden acceder a diferentes servicios de información de forma gratuita: consultar la meteorología con AccuWeather, leer la Wikipedia, acceder a Facebook y Facebook Messenger, entre otros.

Aunque loable y útil a corto plazo, la iniciativa es interesada y tiene la capacidad de tergiversar la visión del Internet completo para sus usuarios. Así definía Madeleine Albright, antigua Secretaria de Estado en EE.UU, Internet.org en 2014:

Internet.org tiene el potencial de conectar gente en países en desarrollo a la información y servicios que muchos damos por garantizados. Esta iniciativa ayudará a comprender las promesas de internet para millones de personas, y al hacerlo, luchar contra la pobreza, mejorar la saludad, y avanzar en innovación de forma internacional.

Ataque frontal contra la neutralidad de la redTiene razón Madeleine Albright, menos en una cosa: Internet.org, ahora renombrado "Free Basics, by Facebook" lo único que mostrará a sus usuarios será una parte corporativa de Internet. — Sólo podrán acceder a lo que Facebook y sus socios quieran que accedan. ¿Es mejor que nada? Sí. Pero que no lo quieran hacer pasar como lo que no es, y que sean abiertos y francos con las limitaciones impuestas.

Los intereses corporativos detrás de la iniciativa quedan más claros con su nuevo nombre. Imaginemos que Cocacola, Monsanto o Banco Santander ofrecieran esta iniciativa, el público sospecharía de este servicio. "Free Basics, by Cocacola" sería un despropósito sin límites, y esto lo es igual. — Es un ataque sin bagajes contra la neutralidad de la red.

En qué se equivoca Facebook

Free Basics ofrece navegación insegura, limitada y constantemente vigiladaAunque la mona se vista de seda, mona se queda. Un cambio de nomenclatura no cambiará lo que es en realidad. Es cierto que Facebook está haciendo cambios en la dirección correcta, el mes de mayo anunció que webs que cumplan con su criterio podrán ser accedidas de forma gratuita. ¿Pero por qué es Facebook la que defina los requisitos? "Porque es la que paga el servicio", sería una respuesta corta de miras.

No permitir acceder a webs seguras bajo HTTPS, con Javascript o VoIP es una ofensa para todos. Estas tecnología son básicas para el ejercicio de diversas libertades, y Facebook no puede pretender lo contrario.

Facebook, o al menos Mark Zuckerberg, no está cómodo con esta situación y sus declaraciones lo deja claro. Quizá no pueda costear ofrecer Internet completo: pero simplemente cambiar estos requisitos por otros técnicos como limitación de la velocidad final, pueda ser la solución a todas las preocupaciones. Internet gratuito sí, pero no a coste de regulación e intereses corporativos, ni de nuestra privacidad.

¿Qué cambia ahora?

[1] La navegación segura solo será opcional, y solo en parte del tránsito. — Haciéndola inservible.
[1] La navegación segura solo será opcional, y solo en parte del tránsito. — Haciéndola inservible.

El proyecto de Internet.org ha evolucionado bastante desde la propuesta básica inicial de 2013. — A partir de ahora Free Basics permitirá navegar aparentemente bajo HTTPS, pero el usuario final no podrá garantizar que la conexión está cifrada en todos los puntos de tránsito. El resto de limitaciones sigue igual.

Algo que debemos reconocer con el cambio de nombre es que menos gente podrá confundirlo con el "Internet real". Otro pequeño avance, mientras tanto, Internet.org e iniciativas similares crean una Internet a dos velocidades, y dividen a la población del planeta entre ricos y pobres.