Si en lugar de haber viajado al 21 de octubre de 2015, Marty McFly hubiera podido ir a un futuro posterior, ¿qué habría visto? La paradoja de los viajes en el tiempo de Regreso al Futuro forma parte de la historia de la ciencia ficción. Pero no hace falta un DeLorean para imaginar qué ocurrirá dentro de 4.000 millones de años, cuando nuestro Sol se convierta en una enana blanca.Detectan por primera vez un planeta desintegrándose en la órbita de una enana blanca

Una investigación publicada en Nature muestra pequeños planetas destruidos orbitando a la estrella WD 1145 + 017. Como le sucederá a nuestro Sol dentro de 4.000 o 5.000 millones de años, en el preciso momento en que se agote su "combustible interno", WD 1145 + 017 es una enana blanca originada tras el agotamiento del hidrógeno y la posterior fusión de su núcleo.

Una vez que se termina el hidrógeno del núcleo de una estrella como el Sol, esta se hincharía transformándose en una estrella gigante roja, expandiéndose hasta posiblemente devorar a la Tierra. El helio y los elementos pesados se fusionarían en el núcleo hasta que nuestro Sol se convierta en una enana blanca, escenario que podría ver Marty McFly en caso de que viajara con el DeLorean hacia un futuro muy, muy lejano.

La contaminación de la enana blanca

El equipo del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics ha detectado por primera vez pequeños planetas desintegrándose en la órbita de una enana blanca. Esta es la primera vez que se observa un objeto planetario en tránsito frente a una estrella de este tipo, aunque los científicos apuntan que podría haber probablemente seis más. El hallazgo nos permitiría entender por qué existe "basura rocosa" alrededor de la enana blanca, un fenómeno ya conocido pero hasta ahora inexplicable.Los restos podrían explicar la contaminación alrededor de estas estrellas

Al agotar el combustible interno, estrellas como el Sol deberían sufrir un proceso en el que los elementos pesados se hundirían hacia su interior. Sin embargo, esto no ocurre así ya que en la atmósfera de las enanas blancas se han observado trazas de elementos pesados. La investigación publicada en Nature señala una posible hipótesis para este fenómeno: tal vez los planetas en desintegración, transformados en cuerpos rocosos fragmentados, sean el origen de esta particular basura espacial.

De este modo, los científicos han detectado restos de al menos un planeta en tránsito frente a la enana blanca con un período estimado de 4,5 a 4,9 horas. El equipo de Harvard también ha señalado que la estrella WD 1145 + 017 presenta un disco de polvo estelar y su espectro muestra posibles elementos como el magnesio, el aluminio, el calcio o el hierro en su atmósfera. Los resultados, por tanto, son la primera evidencia de que la "contaminación" que rodea a una enana blanca como la del estudio puede originarse a partir de planetas y asteroides en plena desintegración.

Si Marty McFly viajara en el tiempo hasta dentro de 4.000 o 5.000 millones de años, probablemente vería un escenario parecido al observado por los investigadores alrededor de la estrella WD 1145 + 017. Nuestro Sol se habría convertido en una enana blanca y quizás todavía podrían detectarse restos en su atmósfera de objetos rocosos en forma de los planetas y asteroides que un día formaron parte del Sistema Solar.