Fórmula E

Hace unas semanas te hablé de la importancia que tendrá la Fórmula E en la evolución de los coches eléctricos, el propio espíritu de la competición fomenta la creatividad y el afán de superación para ganar, y esas ventajas son recogidas por los fabricantes y adaptadas para el usuario de a pie. Es por eso que los fabricantes acaban siendo constructores de coches de carreras.

La Fórmula E nació con un objetivo de contención de costes que atacaba directamente, solo la primera temporada, a la innovación. Para esta segunda edición las posibilidades de los fabricantes para mejorar sus coches será un poquito más amplia pero además los proveedores de equipamiento para todos los participantes también han presentado mejoras.

En la primera temporada Williams solo registró una incidencia en sus baterías.

La empresa encarga de uno de los componentes más importantes es Williams. Las baterías que emplean los Fórmula E van a recibir un pequeño paquete de mejoras para dotarlas de más potencia sin aumentar la capacidad, que se mantendrá en 28 kWh. Si durante la primera temporada la potencia máxima estaba limitada a 150 kW, para la temporada que arranca en unas semanas podrán erogar hasta 170 kW en las carreras y 200 kW durante las tandas de entrenamiento. Así se consiguen aumentar las prestaciones (aceleración y velocidad) para hacer más interesantes las carreras.

Seguro que te preguntas si esto no redundará en una pérdida de autonomía. Si, los pilotos tendrán que controlar este aspecto y seguir haciendo un cambio de coche a mitad de carrera, pero los fabricantes van a poder trabajar sobre los sistemas de propulsión y la transmisión por lo que podrán mejorar la eficiencia. Al final, el objetivo es lograr un consumo similar al de la temporada pasada pero mejorando las prestaciones de los monoplazas.

La Fórmula E está dando pasos pequeños para innovar en este nuevo campo, pero los está dando con un futuro en la mente y enfocados a mejorar aspectos como las baterías y los sistemas de recarga. Si la segunda temporada será interesante, esperamos que la tercera suponga la apertura al desarrollo de los coches por completo y con menos limitaciones, momento, en el que veremos el potencial real de estos monoplazas.