Para muchos, el final de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain ha sido descafeinado, para otros, es el cierre de uno de los episodios olvidados de la saga que sirve como nexo de unión a los acontecimientos de Outer Heaven. A mí, personalmente y como fan de la saga, quitando algunos detalles menores, me ha encantando el final, pero lo cierto es que entiendo que muchos no hayan cerrando esta obra con una sonrisa de oreja o oreja, por decirlo de alguna forma.

Vaya por delante que este post está plagado de SPOILERS por lo que sigues por debajo de la advertencia, estás más que avisado, este post contará el final de la quinta entrega numerada de la saga Metal Gear, por lo que si no has terminado el juego, y por terminar me refiero a hacer la Misión 46 de las principales y la 150 de las secundarias, mi recomendación es que le des una cuantas horas más al último título de Kojima.

Spoilers

Call me Ishmael

ismahel

"Estás hablando contigo mismo. Yo soy tú, y llevo cuidando de ti 9 años". - Ishmael, prólogo del Metal Gear Solid V: The Pantom Pain

He leído muchas barbaridades sobre que Kojima ha vuelto a hacer el lío a los jugadores como sucedió en Metal Gear Solid 2, y aunque el camino tiene algo que ver, el fondo es totalmente distinto. La misión 46, bajo el título "The Man Who Sold the World", constituye el final del juego en sí, pero no de los acontecimientos que nos han contado a los largo del mismo. La revelación más importante que nos hace la misión 46 es que hemos estado jugando en todo momento con un Big Boss falso, es decir, el Big Boss de Metal Gear Solid V no es verdadero Big Boss, sino el médico del helicóptero que acompañaba a Snake tras el asalto a la Mother Base en Ground Zeroes y al que Ocelot convierte en un Phantom Big Boss por razones que explicaré más adelante. Por cierto, la cara del médico es la única que no se ve en el final de Ground Zeroes. Kojima trolling as usual.

Antes de entrar en materia me gustaría apuntar un par de cosas. En primer lugar, cualquier jugador conocedor en profundidad de la saga sabe que el personaje que estamos manejando en The Phantom Pain no es Big Boss y además Kojima nos da una serie de pistas en los 10 primeros minutos del juego que se suceden a lo largo de la historia: "V has come to" es la frase que la enfermera en el hospital de Chipre dice justo cuando este falso Big Boss despierta, significa nada más y nada menos "Venom Awakens", el despertar de Punished Venom Snake, el protagonista del juego.

Que el falso Big Boss apenas hable, y que el misterioso Ismahel si lo haga, además con la voz de Sutherland, es la mayor pista de todas. Pero hay más. Quiet en el hospital se refiere al falso Big Boss como el de la cama de al lado me ha visto la cara. ¿Más? El Hombre Fuego, en la misión de proteger sus restos, que no es el otro que Volgin de Metal Gear Solid 3, se frena en seco, sabiendo que la persona que tiene delante y que más odia del mundo no es la que está buscando Big Boss. ¿Más? El avión del Tercer Niño (Mantis) se estrella una semana antes que despierte el falso Big Boss, es decir, justo cuando el verdadero Big Boss sale del coma.

Pero la revelación más importante tiene que ver con Eli (Liquid). Hay dos momentos determinantes que le dicen al jugador que no es Big Boss. El primer lugar, la pruebas de ADN para demostrar la paternidad de Eli, entre el Big Boss que controlamos en el juego y el niño que algún día será Liquid Snake, muestran que no hay similitudes entre el ADN de ambos, algo imposible si tenemos en cuenta que Eli es un clon de Big Boss. ¿La razón? El Big Boss del juego no es Big Boss. Además, cuando Ocelot interroga a Eli, teniendo en cuenta que es el único de Diamond Dogs que sabe desde un principio la verdad, le dice claramente: tu padre no está aquí.

Por resumir todo este lío: el carácter con el que jugamos no es Big Boss, es el médico del helicóptero cuyo rostro ha sido alterado para parecerse a Big Boss, un falso Big Boss, un fantasma. Ismahel, el tipo de los vendajes del principio es el verdadero Big Boss, pues los planes de Ocelot necesitaban e alguien más para convertirse en su "fantasma", para que este pudiera escapar de un mundo en que todos quieren matarle. Al medico, al igual que con el plan S3 del MGS3, le dijeron que era Big Boss y asumió esa identidad convirtiéndose en otro soldado legendario. Aquí esta el verdadero final:

Un "simple médico", alguien que se encuentra fuera de la acción principal, que no tiene contacto directo con Big Boss más allá de ser su superior, y que con un poco de instrucción y práctica puede convertirse en un soldado legendario. Aquí, de nuevo, se vuelve a repetir la historia. De hecho, la meta narrativa, con la obligación de crearnos una avatar al principio, genera que la verdadera historia de este Metal Gear es la de convertir al propio jugador en Big Boss.

El realidad, idea central de todos los Metal Gear, más allá de la moralina anti-nuclear y anti-bélica, viene a decir que cualquier hombre, en las condiciones apropiadas, puede convertirse en el mejor guerrero del mundo, en Big Boss. Un medico militar (Venom Snake), un clon con deficiencias en su ADN (Solid Snake) o un soldado que solo ha entrenado en realidad virtual (Raiden), una idea que posteriormente los Patriots utilizarán para poner en marcha el plan S3: "Solid Snake Simulation".

¿Y dónde encaja todo esto la historia de la saga? Fácil, si uno le da una oportunidad a los juegos de MSX de Metal Gear uno se dará cuenta que el Big Boss que funda Outer Heaven es este falso Big Boss, es Venom. De hecho, en la conversación final entre Ocelot y Miller lo dejan bien claro:

El Big Boss con el Solid Snake lucha en el primer Metal Gear es este Venom, y posteriormente se referirá al asunto como yo ya maté a uno de mis fantasmas.

¿Quedan cosas pendientes de este apartado de la historia? Por supuesto, quizás la ausencia más notable es la del verdadero Big Boss después de esa imagen final de la moto, y sobre todo, el trasfondo de los acontecimientos que desencadenan la creación de Zanzibar Land del MG2, cómo se encuentra de nuevo con Frank Jaegar, Naomi, Sniper Wolf y demás tropa. Cómo se convierte en un demonio odiado por todo el mundo. Eso es lo que a mí me gustaría haber visto en el juego, entre otras muchas cosas.

El primer y tercer niño

Eli

Este apartado del final del juego es quizás el que más me ha defraudado. En primer lugar porque es uno de los apartados de la historia más oscuros. Y en segundo lugar me ha dolido que esta parte estuviera planificada y hecha, cinemáticas incluidas, y no se haya incluido en el final del juego. El desenlace de Eli, el tercer niño y el falso Big Boss puede verse en el Blu-Ray de la edición coleccionista, y corresponde al inexistente Capítulo 3 del juego titulado "Peace".

En el juego, el apartado de Eli (Liquid) y El tercer niño (Mantis) se cierra con el robo del Sahelanthropus de la Mother Base y el tercer vial del parásito del inglés. Lo que no cuenta el juego es que después de esos acontecimientos, Eli y el tercer niño acaban en una isla africana con el Metal Gear Sahelanthropus, una parte que será vital para la personalidad de Eli y que desencadenará, precisamente, la revolución de Shadow Moses del Metal Gear Solid. La parte autoconclusiva la puedes ver a continuación, y nada me haría más feliz que poder jugarla de primera mano aunque sea en un DLC:

Por cierto, la parte de la isla quemada con napalm está en trailer del E3 de hace tres años. Muy mal, Konami, Kojima o quién haya tenido la culpa. Kojima ha creado una gran obra. No es su obra maestra, ni tampoco la que esperábamos, pero es un punto de inflexión en la saga. Si todavía os quedan dudas, no dudéis en ponerlas en los comentarios.