Pepeenergy entra de lleno en el mercado de las eléctricas de España, y como el en caso de la operadora, con una propuesta fresca que de ser un éxito puede cambiar las bases de uno de los mercados más opacos de los esenciales para el consumidor. Solo hay un problema, la operadora-eléctrica ha confirmado que en un primer momento, solo los que sean clientes de Pepephone podrán dar el salto a Pepeenergy y poder utilizar este nuevo servicio. Pese a que pueda parecer un problema, de cara al mercado, y sobre todo, de cara a la estrategia y al modelo de negocio que pretende seguir Pepeenergy, es un solución muy acertada.

En realidad, que en las primeras etapas del lanzamiento de un servicio de esta magnitud esté limitado, es una buena noticia. Puede sonar contradictorio que mientras un negocio adquiere clientes, ventas e ingresos esté generando un crecimiento que no es sostenible a largo plazo. De hecho, incluso si una compañía demuestra un ascenso meteórico, puede que su estructura no esté preparada para manejar un crecimiento tan grande, y al final tengamos un éxito en caída libre financiera.

Minimizar el riesgo a través de la información de sus clientes actualesTal como nos ha comentado la propia compañía, la puesta en marcha de Pepeenergy supone un riesgo financiero enorme, por lo que es un paso lógico que la compañía quiera controlar la entrada de clientes con el fin de tener una perspectiva de la evolución de esta nueva vía de negocio a corto-medio plazo, y minimizar con ello los riesgos asociados a esta nueva aventura, pues a más clientes, más consumo y más compra mayorista de Pepeenergy.

Lógicamente el riesgo sería infinitamente mayor si la compañía no actuara como revendedora, es decir, si hubiera puesto en marcha infraestructuras para la producción de energía, pero aún así, la inversión financiera necesaria para la comercialización de energía requiere controlar la exposición inicial y realizar un lanzamiento escalonado que permita a Pepeenergy abastecer la demanda, algo que en un momento inicial permite ofertar esta nueva aventura solo a sus clientes iniciales.

De hecho, de todos los posibles factores que conllevan al fracaso del lanzamiento de un nuevo producto está el crecimiento rápido de consumidores cuando la compañía o su estructura no puede satisfacer la demanda, o de hacerlo, supone una pérdida de calidad latente para el consumidor final.

Lógicamente Pepephone ha demostrado que está muy lejos de apostar por la cantidad en detrimento de la calidad, por lo que es un paso lógico que, para un mercado tan opaco, con un consumidor que necesita mucha más información y menos incertidumbre, y con las provisiones financieras que necesita la compañía para poner en marcha su eléctrica, quiera ir con pies de plomo.

Controlar el éxito para asegurar el largo plazo

Controlar el crecimiento es la mejor forma de asegurarse el éxito Además, hay un factor muy interesante que tenemos que tener en cuenta en el caso de Pepeenergy, pues aún desconociendo los costes marginales que implica a la compañía cada consumidor adicional y sabiendo que su modelo de negocio (sin números) supone, tal como está planteado, que Pepeenergy no ingresa más en función de cuanto más consuma el cliente -pues el coste asociado al consumo se imputa en coste a su consumidor-, pero si ingresa por el número de clientes y por el tiempo que estos estén en la oferta de la compañía, podrían darse casos iniciales en los que exista gran consumo con riesgo de impago que es muy difícil medir sin el conocimiento que dar llevar tiempo operando en el mercado, y que de una forma u otra, saldría de las cuentas de la recién creada eléctrica.

Sin embargo, al limitar el lanzamiento de la eléctrica a sus clientes actuales, de los que tienen un perfil de riesgo por el historial de la compañía, permite realizar una estimación del riesgo y poner en marcha una apuesta más segura en la etapas más tempranas de este nuevo negocio. Al final, la mejor forma de minimizar el riesgo es la información, y teniendo la de tus clientes es más sencillo anticiparse a lo que pueda ocurrir, además que existe una mayor predisposición entre los clientes actuales de Pepephone para pasarse a la eléctrica, por lo que es interesante para ambas partes.

La clave para Pepeenergy es que pueda sostener el crecimiento dentro de los parámetros que permiten sus números, puesto que un crecimiento descontrolado puede conducir a la desaparición de una empresa. Los números no mienten. Y al final, si desde un principio se tienen en cuenta, se miden en cada paso, y se utilizan para desarrollar un modelo de negocio controlando cada fase de lanzamiento, no solo permitirán un crecimiento más prologando en el tiempo, también aumentarán la eficiencia, las ventas y, sobre todo, la calidad de servicio que parece ser una de las banderas de Pepephone.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.