Con la llegada de agosto, se acerca también uno de los eventos astronómicos más populares del año: la lluvia de estrellas, también conocida como perseidas o "lágrimas de San Lorenzo". En las noches del 11 al 13 de agosto, disfrutaremos de un espectáculo que podría llegar a contar con una actividad máxima de 100 estrellas fugaces por hora en las condiciones de máxima visibilidad.

Durante este 2015, el fenómeno de las perseidas será todavía mejor que otros años. La razón no es otra que las condiciones de la Luna, ya que durante la noche del 14 de agosto habrá Luna nueva. Los días anteriores, por tanto, el cielo estará prácticamente sin Luna y el brillo de nuestro satélite natural no perjudicará en ningún caso la observación de la lluvia de estrellas fugaces que podremos contemplar.

Un choque a 210.000 km/h

perseidas
Aanderson (Wikimedia)
¿Pero por qué aparecen en el cielo decenas de estrellas fugaces? ¿Qué provoca la llegada de las lágrimas de San Lorenzo? Anualmente por estas fechas, la Tierra cruza la órbita del cometa Swift-Tuttle, cuyos restos son los responsables de la lluvia de estrellas que veremos entre el 11 y el 13 de agosto. Este cometa, a pesar de su diámetro de 26 kilómetros, no representa un peligro para el planeta -ya que cuenta con un período de 130 años y la última vez que pasó cerca del Sol fue en 1992-.

Los restos del cometa Swift-Tuttle, descubierto de forma independiente por Lewis Swift y Horace Parnell Tuttle en 1862, son los causantes de este espectáculo celestial. Al cruzar esta región del espacio, multitud de partículas -también conocidas como meteoros- chocan contra la atmósfera terrestre a una velocidad de más de 210.000 kilómetros por hora, equivalente a recorrer nuestro país de norte a sur en menos de veinte segundos, según fuentes del Instituto de Astrofísica de Andalucía.

La mayor parte de estos meteoros no representan ningún peligro, ya que su tamaño es similar al de un grano de arena o incluso menor. La velocidad del impacto, sin embargo, provoca que estas minúsculas partículas se transformen en una auténtica bola de fuego al alcanzar los 5.000 grados de temperatura en una fracción de segundo. La desintegración de los restos del cometa Swift-Tuttle hace que emitan un destello de luz al que denominamos meteoro o estrella fugaz.

¿Cómo ver las perseidas?

Los restos del cometa impactan contra la atmósfera generando estrellas fugacesLa propia desintegración de las partículas se produce a una altura de entre 80 y 100 kilómetros del suelo, por lo que estas pequeñísimas bolas de fuego no suponen ningún problema para el planeta. Incluso en los casos de meteoros más grandes, que pueden tener un tamaño similar al de un guisante, el impacto con la atmósfera sólo llega a provocar una estrella fugaz más brillante, que recibe el nombre de bólido.

perseidas
ESO/S. Guisard (Wikimedia)

Como explican desde el Instituto de Astrofísica de Andalucía, el hecho de que la Luna esté en fase menguante permitirá una mejor visibilidad del fenómeno de la lluvia de estrellas o perseidas de agosto. Aunque los meteoros no son per se estrellas, como aclaran desde el Observatorio Astronómico Nacional, sino meras partículas de polvo cometario, lo cierto es que su existencia nos brinda anualmente un bonito espectáculo en forma de lluvia de estrellas fugaces.

Una lluvia de estrellas que aunque parezca proceder de la constelación de Perseo -de ahí su popular nombre de perseidas- será visible desde cualquier parte del cielo en el hemisferio norte. Para poder observar con todo detalle las lágrimas de San Lorenzo, los expertos también recomiendan acercarse a lugares con cielos oscuros -lejos de la contaminación lumínica- y en los que no haya obstáculos para la vista como edificios, montañas o árboles.

Las perseidas desde España

A pesar de las buenas condiciones de la Luna, la contaminación lumínica y la meteorología complicarán la observación de las perseidas desde algunas regiones de España. La elevada contaminación del cielo de Madrid o la predicción de nubes y tormentas en Galicia, Asturias o parte de Castilla y León dificultarán la visualización de uno de los eventos más populares de agosto.Muchas Asociaciones astronómicas han organizado actividades para observar las perseidas

Con el objetivo de disfrutar al máximo de las lágrimas de San Lorenzo, desde Hipertextual hemos preparado un mapa para ayudar a la observación de la lluvia de estrellas fugaces. Las condiciones de baja visibilidad pueden deberse a la contaminación lumínica o a un pronóstico meteorológico malo para los próximos días, mientras que los de buena visibilidad auguran que los cielos de esas regiones estarán despejados para observar las perseidas.

Además, muchas Asociaciones de Astronomía locales han organizado actividades para seguir la lluvia de estrellas fugaces. Puedes pinchar en cada provincia para conocer qué observaciones de perseidas hay programadas, y así disfrutar del espectáculo que nos brindan los restos del cometa Swift-Tuttle cada año.

👇 Más en Hipertextual