Una de las personas más decisivas para la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial y, además, en el desarrollo de la computación, que pasó décadas en el anonimato incluso tras su muerte y cuya labor sólo se ventiló de manera muy tardía, fue el hoy famoso Alan Turing. Su celebridad actual no sólo se debe a los merecidos reconocimientos públicos de que ha sido objeto, sino también al estreno de la película británica The Imitation Game, dirigida por Morten Tyldum, una sencilla muestra de cine académico que, en cualquier caso, no revela todo aquello de lo que fue capaz este hombre pintoresco y de inteligencia superlativa, cuya habilidad para las matemáticas fue esencial para acabar con Hitler y su agresión bélica.

Los juegos de guerra de Alan Turing

En septiembre de 1939, sólo un día después de la declaración de guerra de Gran Bretaña, Turing fue convocado a las instalaciones militares de Bletchley Park, donde se encontraba el Servicio Británico de Descifrado, en el condado inglés de Buckinghamshire. Se trataba de una mansión victoriana con barracones adyacentes y otros edificios que se fueron construyendo durante la guerra. Repartidos por el complejo, un equipo heterogéneo de entre las 9.000 personas que llegaron a ser empleadas allí se dedicó en exclusiva a intentar descifrar los mensajes cifrados de las comunicaciones alemanas que se enviaban por radio, en código morse.

Para cifrar dichas comunicaciones, los alemanes se servían de una máquina llamada Enigma, de cifrado rotatorio: cada vez que se pulsa una letra en su teclado, esta es sustituida por otra con tres rotores internos, lo que da más de 10.000 billones de configuraciones distintas, y para descifrar el mensaje, es imprescindible ¿Y si para luchar contra una máquina como Enigma hiciese falta otra máquina?, pensó Alan Turingconocer la configuración inicial de Enigma. Pero ¿y si para luchar contra ella hiciera falta otra máquina? Con esta premisa, Turing inventó Bombe, otro ingenio mecánico que buscaba la configuración de los rotores de Enigma, en equivalencia es como 36 de estas máquinas y, así, servía para descifrar los mensajes enemigos, los cientos que se apilaban cada día en las mesas de Bletchley Park. Además, por si alguien lo duda, Bombe es la base de la informática actual.

A partir de 1940, el Servicio la produjo en serie para explorar las posibilidades de descifrado en medio de un secretismo absoluto. El problema es que no hay una versión única de la máquina Enigma. Los nazis utilizaban distintas para comunicarse por radio, con diferentes protocolos, claves y variantes de la máquina: una para la aviación del frente occidental, otra para la infantería del frente ruso y otra más para los submarinos del Atlántico. Los mensajes de la máquina de estos últimos, bautizada como Delfín por el equipo de Bletchley Park, eran la más difícil de descifrar para los criptólogos.

alan turing
Bletchley Park - Terence Mendoza, Shutterstock

Pero, después de un tiempo y en una sola noche, en la cabaña número 8 del complejo militar, Turing ideó el método Bamburismo para descifrar los mensajes codificados de la Enigma naval: se basaba en las coincidencias de letras con la superposición de dos secuencias de caracteres de Enigma, con la probabilidad de una ocasión entre diecisiete, y permite la sincronización de dos textos cifrados para multiplicar las posibilidades de La Máquina de Turing, llamada Bombe, es la base de la informática modernadesciframiento. Y hete aquí que, en 1941, un submarino alemán que parecía herido de muerte proporcionó a los Aliados una máquina enigma y códigos para tres meses, que se pasaron por las Bombe de Turing.

Hitler lo había podido someter a Gran Bretaña con los constantes bombardeos, así que se propuso matarla de inanición impidiendo que le llegaran por mar suministros de todo tipo, hundiendo los barcos con sus letales submarinos: a ello se debió principalmente la batalla del Atlántico. Y se calcula que, por el Bamburismo y el golpe de suerte de aquel submarino alemán, un 30 por ciento de los convoyes con suministros para los Aliados consiguió llegar a su destino.

Sin embargo, el ingenio no se encontraba sólo en el bando de Turing, y los alemanes idearon una máquina de cifrado conjunto a la que los británicos llamaron Tunny, para cuyo cifrado no usaba el morse, sino el numérico de los teletipos, y que se utilizaba para las comunicaciones de los altos mandos alemanes. Con la máquina replicada, Turing consiguió en apenas unas semanas la forma de descodificar los mensajes, lo que fue importantísimo para la victoria en el frente ruso: Hitler y sus generales se comunicaban con esta máquina, los Tommy Flowers construyó la máquina Colossus, basada en la Bombe de Turing, para descifrar los mensajes alemanes de la moderna TunnyAliados pudieron enterarse de sus planes y, por ejemplo, el Ejército Rojo salió victorioso en la batalla de Kursk, una de las más grandes de la historia, gracias al conocimiento de los mismos.

El problema radicaba en que el descifrado lo realizaban los criptógrafos manualmente según las indicaciones de Turing, y su lentitud hizo necesaria una máquina ante la avalancha de códigos de la nueva máquina. Fue entonces cuando Tommy Flowers, ingeniero en electrónica, construyó otro ingenio mecánico, basado en la Bombe de Turing, con dos mil válvulas de vacío o termoiónicas y llamado Colossus, que entusiasmó al propio Turing y acabó por descifrar los códigos de Tunny en febrero de 1944. Esto sirvió para comprobar que se estaba ganando la guerra de desinformación para el desembarco de Normandía: al ser capaces de descifrar tanto los mensajes de Enigma como de Tunny, los Aliados supieron que los alemanes se habían tragado que pretendían desembarcar en el estrecho de Calais y, así, el éxito de la conocida como Operación Fortaleza, que buscaba dicho engaño.

alan turing
Máquina Enigma - Everett Historical, Shutterstock

Tras la derrota de los nazis y en una de las ironías de la historia, las Tunny alemanas fueron recogidas por los soviéticos, reprogramadas y utilizadas durante la inmediata Guerra Fría.

El indignante trato a un héroe de la inteligencia

No debe extrañarnos todo lo que logró Alan Turing en la Segunda Guerra Mundial. Se había especializado en lógica matemática, era criptólogo y fue pionero, como digo, de la informática, pero también de la inteligencia artificial, y biólogo matemático. Una de sus grandes preocupaciones era conseguir un sistema de fundamentación matemática al margen de las debilidades de la mente humana, es decir, de lógica mecánica. Pensaba que, “si admitimos que los cerebros reales, los que se encuentran en los animales y, en particular, en el ser humano, no son sino una especie de máquinas, hemos de concluir que un computador digital, debidamente programado, terminará comportándose como un cerebro”.No sólo se ganan las tristes guerras legítimas con ejércitos y bombas; también con el esfuerzo y la inteligencia de personas como Alan Turing

Turing diseñó lo que podría haber sido el primer ordenador moderno en 1945, pero el Laboratorio Nacional de Física no le proporcionó los medios para construirlo. En 1948, se anticipó décadas al desarrollo de la inteligencia artificial en un artículo que no quisieron publicarle. Y en 1950 diseñó varios programas de ordenador, como el primero dedicado al ajedrez.

Lo que debería, no extrañarnos, sino indignarnos profundamente es que a este hombre genial no le fuera reconocido su enorme mérito en vida por un estúpido secreto militar, y que encima fuese condenado en 1952 “por conducta obscena” a causa de una aventura con otro hombre en Manchester, es decir, por ser homosexual, que se viera obligado a aceptar la castración química, un tratamiento con hormonas femeninas, para no ir a la cárcel y que, quizá a resultas de todo esto, fuera hallado muerto en junio de 1954 en su casa, tumbado en la cama, con altas dosis de cianuro en su cuerpo y junto a una manzana envenenada y mordida; un suicidio a los 42 años, supuestamente.

alan turing
Alan Turing con Bombe en 'The Imitation Game' - Weinstein Company

Porque no sólo con ejércitos, tanques y bombas se ganan las tristes guerras legítimas, no sólo con ellos acabamos con la expansión del terror nazi de Adolf Hitler, sino también gracias al esfuerzo y a la gran inteligencia de personas tan valiosas como el matemático Alan Turing, cuyos logros permitieron acortar la Segunda Guerra Mundial en unos dos años según el historiador Harry Hinsley, miembro del equipo de Bletchley Park: ¿cuánto horror y cuánta muerte más nos ahorró? Que nadie lo olvide nunca.