El Seat Ibiza, a lo largo de todos los modelos que ha visto pasar durante los últimos treinta años, ha vendido más de cinco millones de unidades. Es uno de los coches más reconocibles de la marca española y se le identifica como uno de los habituales entre el público joven en particular, o como un coche urbano.

Este año toca nueva versión con el SEAT Ibiza 2015, idéntico al anterior en diseño exterior pero con algunas novedades en el interior (diseño)... y en el interior del interior: conectividad.

Un A3 en SEAT, no el A3 en el que piensas

Si el SEAT Ibiza 2015 se ha hecho pensando en darle una vuelta a la edición anterior para que resulte un coche con la misma esencia joven pero un empujón tecnológico, basado en la conectividad, había que conseguir un partner tecnológico. El elegido ha sido Samsung, quien además de proveer de soluciones de conectividad y aplicaciones a SEAT también tendrá un papel extra: el hardware.

No es que la pantalla del salpicadero esté acuñada por ellos, es que con cada Ibiza 2015 el comprador se llevará un Galaxy A3, uno de los smartphones que la marca presentó a finales del año pasado siguiendo tres patas: público joven, renovación de la marca (letra "A") y cuerpo metálico.

De SEAT Connect a SEAT Full Link

El Seat Ibiza 2015 tiene una pantalla táctil en el salpicadero compatible con la tecnología MirrorLink, de la cual ya hablamos como parte de los elementos tecnológicos del Volkswagen Passat 2015. Es la que permite reflejar (a modo "espejo") la pantalla de un smartphone Android en el salpicadero. Con MirrorLink se conecta la aplicación SEAT Connect, que a su vez conecta al coche a la red pero combina esa conexión con elementos de seguridad para no distraer al conductor.

Por ejemplo, la pantalla tiene control por gestos y muestra la opción de llamar por teléfono a contactos, los destinos frecuentes que conoce nuestro smartphone, mensajes y recordatorios a conocidos, predicción metereológica en nuestra ciudad o próximas citas según nuestros eventos de Facebook. La idea, viendo que la mayoría del público del SEAT Ibiza ha sido tradicionalmente joven, es permitir que el conductor no tenga que cortar su estilo de vida conectado a la red sino adaptarlo al entorno del coche: otro tipo de dispositivo, otro tipo de pantalla y otro tipo de interacción.

Si Connect es la aplicación que enlazaba (ahora actualizada) el smartphone con el coche, hay una nueva solución que permite profundizar más en la forma de conectar ambos. Es SEAT Full Link, que lleva las funciones de Android y iOS (sin menciones a Windows Phone por el momento) al propio coche. En el caso de iOS, por ejemplo, integra llamadas, mensajes, música y mapas. No es demasiado, aunque en el futuro llegarán más según SEAT.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.