nativos digitales

Herzstaub - Shutterstock

Que las nuevas tecnologías hayan cambiado nuestros hábitos de consumo resulta una obviedad desde hace tiempo, y esto también es así en cuanto a dónde y cómo vemos películas en casa y las series que nos tienen enganchados. El título de este texto no es ninguna broma: los nativos digitales, es decir, las generaciones nacidas desde la década de los ochenta, ya no nos sentamos a ver la televisión. Aunque se sigue innovando vigorosamente con el propio aparato para diversas utilidades, es el propio consumo televisivo tradicional lo que parece que tiene los días contados.

Lo que quiero, cuando quiero y como quiero

Alexskopje - Shutterstock

La razón principal de que esté sucediendo este abandono progresivo y que ya no nos congreguemos, como nuestros padres y abuelos, frente al televisor es que las nuevas tecnologías, no sólo nos permiten un consumo audiovisual a la carta, sino también detener las veces que uno quiera ese consumo y compaginarlo con toda otra actividad que podamos realizar online. Es decir, ahora vemos las películas, series y cualquier otro tipo de contenido audiovisual que deseamos, en el momento del día que nos place y, además, podemos detener el visionado y comprobar si hemos recibido algún correo electrónico, navegar un rato y hasta comentar en las redes sociales lo que estamosEl consumo audiovisual a la carta online nos está alejando del televisor viendo. Y como nuestro cerebro es moldeable y nos estamos acostumbrando a esta dinámica, se está reduciendo nuestra capacidad de concentración. Pero eso es otra historia.

El caso es que, en Estados Unidos, la consultora de mercados Nielsen ha determinado que el retroceso de horas de consumo televisivo entre los 18 y los 24 años se reduce en cerca de una hora cada año, y siete de cada diez españoles quieren una libertad total para ver toda clase de vídeos en cualquier momento y lugar. Según un estudio de su prima Verizon, los millennials, nacidos entre 1985 y 1994, triplican el consumo de televisión online. Y por otra parte, Argentina es el país con el mayor porcentaje de internautas que ven vídeos online del mundo, hecho que se quiere estudiar con profundidad con objeto de comprender, precisamente, estos cambios en los hábitos de consumo o, más bien, los hábitos de consumo que ya poseen de entrada las generaciones más jóvenes.

Las segundas pantallas

Photographee.eu - Shutterstock

En el mismo estudio de Verizon sobre los millennials se constata que más de la mitad de estos jovenzuelos utiliza un segundo dispositivo mientras ve la televisión, por lo general, su smartphone. Pero, ¿para qué?

Cada vez se alejan más los tiempos del consumo televisivo de la pasividad, de arrellanarse ante el aparato y simplemente tragar y tragar contenido. Ahora, uno tiene la oportunidad de interactuar en las redes sociales con la comunidad de espectadores que se encuentran viendo la misma emisión, comentándola, opinando sobre ella. Tanto es así que los mismos programas de televisión destinan personal a atender las redes y un espacio para losLos millennials tuitean mientras ven la televisión mensajes de los tuiteros. Por no hablar del temor de los anunciantes de que pocos vean lo que tienen para vender durante las pausas publicitarias porque muchos estén dale que te pego con sus teléfonos móviles.

Pero no sé si ya habéis vivido el fenómeno de que la televisión esté apagada en casa y cada uno se encuentre ante su propio ordenador portátil, trabajando o viendo contenidos de su interés y, quizá, intercambiando sus impresiones sobre unos y otros. Así que tomad nota porque es probable que, en un futuro no muy lejano, los muebles del salón de nuestras casas dejen de congregarse alrededor de la tele, y que, irremisiblemente, a las futuras generaciones les resulte extraña una reposición del episodio de Los Simpson en el que Homer, muy emotivamente, acaba abrazando al televisor familiar y le promete no volver a pelearse con él.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.