no comprar un coche eléctrico

¿Quieres cambiar de coche y estás pensando en comprar uno eléctrico? Hace unos días te contaba los 8 motivos por los que deberías estudiar su compra, pero ahora voy a analizar porqué no es el momento de hacerlo y algunas desventajas si es que al final decides comprarlo.

  • Ser un "early adopter". Y esto tiene como punto negativo que sabes que en pocos años (muchos antes de que hayas compensado su inversión) la tecnología habrá mejorado mucho y tu coche se verá desfasado, antiguo y con unas prestaciones insuficientes.
  • Sino tienes dónde poner un punto de recarga en tu casa olvídate del coche eléctrico. Y esto es clave, sino tienes garaje, no puedes tener un coche eléctrico porque la red pública de puntos de carga es insuficiente como para depender al completo de ella.
  • Range anxiety. El hecho de no poder disponer de una autonomía similar a la que tenemos en un coche convencional puede hacer que sufras ansiedad si cambias tu trayecto habitual. Esto será inevitable hasta que salgan baterías con mayor capacidad, y para eso espera sentado al menos 3 o 4 años.
  • No podrás evitar llamar la atención. Si eres tímido el coche eléctrico no es para ti. No hay uno que no parezca diferente o incluso algunos parecen auténticas naves espaciales como el BMW i3 o incluso el Nissan Leaf. El ZOE de Renault parece de los más normales aunque también tiene un toque demasiado moderno.
  • El tiempo de recarga en una casa sigue siendo muy elevado, inasumible ante emergencias. Directamente relacionado con el range anxiety, el hecho de necesitar de 6-10 horas en una toma doméstica para cargarlos sigue siendo muy elevado. Imagina que llegas a casa, tienes una urgencia y no puedes salir porque el dichoso coche no tiene suficiente autonomía.
  • Sin ayudas públicas son muy caros, y en algunos casos es complicado justificar el gasto. Comprar un coche eléctrico sin ayudas públicas, ni descuentos en aparcamientos, peajes o impuestos de circulación, es simplemente una locura financiera. Llegará un momento en el que no sea posible adquirirlo con estas ventajas y confiemos en que coincida con la caída de precios de las baterías.
  • Algunos modelos están presentando problemas que los talleres/marcas no saben solucionar. Por poner un ejemplo, un nutrido número de propietarios del Renault Zoe tiene un problema en la representación de la energía recuperada, el sistema la recupera, pero no se muestra en la pantalla, lo que hace complicado conducir eficientemente. El problema no tiene solución, de momento.
  • Sí o sí necesitarás otro medio de transporte. Para todo lo que se salga de un radio de 150 kilómetros desde tu casa necesitarás buscar otro medio de transporte, en caso de un viaje tendrás que alquilar uno convencional o bien usar transporte público. Igual te interesa esta opción porque te salga más económica, pero es engorrosa e incómoda.

Ahora tienes en tus manos el poder de decisión de compra de un coche eléctrico, tienes ocho motivos para comprarlo y ocho para seguir con el vehículo tradicional.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.