La esperanza de vida de un frigorífico suele ser de 10 a 20 años, es decir, es probable que compremos más coches que frigoríficos a lo largo de nuestra vida. Y pese a este dato, muy pocas personas invierten la energía o el tiempo mínimamente requerido para comprar uno acorde a sus necesidades.

Mientras el tiempo que dedicamos a elegir electrodomésticos decrece, sus características, funciones, consumo y diseño cambian cada año. ¿Cómo elegir entonces el que más se adecue a nosotros de forma sencilla?

Simplifica. Haciendo más sencillo el proceso de elección y centrándote en los factores más determinantes, podrás elegir un buen frigorífico en poco tiempo sin tener que ser un experto. Atiende a lo importante: cuál encaja en tu cocina, cómo y con qué frecuencia haces la compra y cómo y durante cuánto tiempo sueles guardar la comida. Y, por supuesto, la estética y acabados de tu futuro frigorífico. Los consumidores cada vez lo valoran más, y es algo importante. Va a estar contigo muchos años y será una de las partes fundamentales de tu cocina y hogar, no compres algo que no te guste. Cuenta lo de dentro y lo de fuera, como todo en la vida.

Dedicamos muy poco tiempo pensando qué frigorífico comprar pese a su gran importancia

He estado varios días observando modelos y he llegado a la conclusión de que hay buenos frigoríficos para casi todos los bolsillos, espacios en la cocina y necesidades. Así que todo depende de la decisión, porque el mercado está repleto de buenos frigoríficos.

Es importante que sepas que los últimos frigoríficos son mucho más eficientes que el que, seguramente, estás usando ahora mismo en tu cocina. Teniendo en cuenta el precio de la luz, la inversión puede que se pague más rápido de lo que crees. Los modelos con certificación Energy-Star usan, como mínimo, un 20% menos de energía que el estándar de la industria. Si comparamos con un frigorífico de hace 10 años es bastante probable que llegue a consumir hasta un 50% menos.

¿Qué espacio tienes en la cocina para tu nuevo frigorífico?

Los eficientes y estéticos frigoríficos side-by-side.
Los eficientes y estéticos frigoríficos side-by-side.

Esto es lo más importante aunque parezca una obviedad. No medimos bien ni tenemos en cuenta la puerta de nuestro frigorífico. Casi todos los que veo en casas de amigos y familiares están mal colocados. Así que coge metro y realiza las siguientes medidas:

  • Mide la cabida que tienes para tu nuevo frigorífico: mide correctamente el alto, ancho y, sobre todo, la profundidad que tienes disponible para tu nuevo electrodoméstico. Ten en cuenta que necesitan unos centímetros de espacio para operar correctamente y que no sufran de calentamiento, sobre todo en la parte trasera. Lo ideal es que dejes 3 centímetros a cada lado por lo menos.

  • Hasta dónde podrás abrir la puerta del frigorífico: el error más común. Has de medir y comprobar el radio de curvatura que genera la puerta al abrirla y ver hasta qué ángulo podrás abrirla. Si vas a instalar el frigorífico junto a una pared deberás tener esto en cuenta y comprar uno que te permita abrirlo en el sentido contrario o una puerta sin asas prominentes. Un frigorífico que se abre menos de 90 grados es lo peor que te puedes encontrar en una cocina. Ten en cuenta la puerta, es súper importante.

  • Mide la puerta de la cocina: me encantaría tener un frigorífico americano de grandes dimensiones, pero no cabe por la puerta. Suena ridículo, pero mide la puerta de la cocina por si acaso.

¿Cómo haces la compra y qué vas a guardar en el frigorífico?

Otro de los puntos claves. Muchas personas desaprovechan el espacio de su frigorífico porque usan un modelo con una estructura de almacenaje que no es la apropiada a su hábitos de alimentación, compra y conservación de platos ya cocinados.

  • ¿Compras una vez a la semana o a diario?: dependiendo de la respuesta necesitarás más espacio o menos, pero mejor distribuido.
  • ¿Fiesta?: Ten en cuenta también si sueles invitar mucha gente a casa o haces fiestas. Una puerta dedicada a botellas te convertirá en el rey del mundo.
  • ¿Cocinas y congelas?: no todo el mundo tiene la suerte de poder cocinar antes de comer, se está convirtiendo en un lujo. Si cocinas los fines de semana y congelas, hazte con un buen refrigerador que tenga una sección congelador amplia y con una configuración cómoda. Tendrás que elegir uno que congele de la mejor forma también.

Tipos de frigoríficos

Frigorífico Samsung con 4 puertas.
Frigorífico Samsung con 4 puertas.
  • De 1 puerta: todo el frigorífico está aprovechado por la nevera, no tiene sección de congelado. Son idóneos si hacemos la compra al día y no congelamos. Un producto tal vez de nicho, pero que puede ser nuestro producto ideal si no usamos el congelador a menudo. Puede combinarse con un congelador ubicado en otra zona de la casa, por ejemplo.

  • De 2 puertas: son los frigoríficos más comunes, sobre todo hace años. Tienen el congelador en la parte superior. El problema es que la bandeja de frutas y verduras queda muy abajo y te resultará incómodo. En cambio, los productos congelados están accesibles.

  • Combi: en este caso el congelador está situado en la parte de abajo por lo que la bandeja de verduras y los alimentos frescos, bebidas, etc. están en una posición óptima, a la altura de nuestros ojos y manos. Son una opción más recomendable si premias el acceso a los alimentos frescos.

  • Side by Side: son los más eficientes y lucen genial. El problema es que tendrás zonas de acceso demasiado bajas o altas según tu altura. En una puerta está el congelador y en otra la nevera. Suelen llamarse frigoríficos americanos. Son idóneos si la apertura de puerta es un problema, ya que el radio es la mitad que en una puerta de frigorífico convencional.

  • Puerta francesa: hay verdaderos amantes de estos frigoríficos por combinar lo mejor del Side-by-side y el congelador en la parte inferior. Son más eficientes (abrir una puerta pequeña es mejor que abrir una grande), aunque muchos otros ven como pega tener que cerrar una puerta para abrir la otra.

  • FoodShow Case: un modelo propio de Samsung. Tiene tres puertas y es un tipo de Side by Side, pero con la particularidad de que, la parte de frigorífico tiene dos puertas: una que da acceso a los alimentos de acceso diario (puerta Daily Door) y otra para los alimentos de larga duración (puerta Store Door).

Características adicionales

Poder conservar lo que tú quieres tal y cómo quieres es muy importante.
Poder conservar lo que tú quieres tal y cómo quieres es muy importante.

Diferenciarse en el mundo del automóvil es difícil, también en la telefonía móvil... imaginad con un frigorífico. Por eso los fabricantes ofrecen multitud de extras en la gama alta. Muchas de ellas son practicas, otras se diferencian por su sistema de enfriado, calidad y eficiencia. Incluso hay frigoríficos que cuentan con pantalla LCD, controles táctiles y Wi-Fi para los consumidores más entusiastas.

Configuración de las baldas de una nevera Samsung.
Configuración de las baldas de un frigorífico Samsung.

Lo importante es que elijas en orden. Es decir, que las características adicionales no te hagan elegir un frigorífico más pequeño o grande del que necesitas. Te tienen que ayudar a elegir entre la lista de modelos en la que estás pensando. El factor diferencial.

  • Bandejas y compartimentos ajustables: lo más importante bajo mi punto de vista. Incrementa las posibilidades de nuestro electrodoméstico, pudiendo reajustar la configuración en segundos: imagina guardar una tarta de cumpleaños o 100 botellines de cerveza para una fiesta. Algo que los frigoríficos no configurables no pueden hacer. Hay algunas en las que puedes retirar casi todo, ideales para ocasiones especiales. Nunca está de más que se incluya esta opción y que las bandejas sean de calidad.

  • Generar hielo: cada vez más común, podrás tener cubitos de hielo sin tener que hacerlos tú en el congelador. Eso sí, necesitarás toma de agua.

  • Dispensador de agua y hielo: esto me encanta, y una vez que tienes un frigorífico así no quieres cambiar. Poder tener un par de hielos en tu copa o agua fría al instante es una gozada. Tenlo en cuenta.

  • Zonas de frío múltiples y separadas: algo relativamente nuevo, ofrecido por los frigoríficos de gama alta. Tienen dos o más zonas de refrigerado aisladas la una de otra, cada una con un sistema propio. Lo que conlleva que no se mezclen los olores de los alimentos entre las diferentes secciones, además permite establecer una temperatura diferente aumentando el tiempo que estarán nuestros alimentos en perfecto estado.

  • La luz interior: algo que nunca se suele apreciar, hasta que te ves afectado. A veces por defecto y a veces por exceso, los mejores frigoríficos cuentan con una iluminación muy buena. Es un factor que se agradece, al cual no se le suele dar la atención que merece.

Eficiencia energética

El negro está de moda en los electrodomésticos de última generación.
El negro está de moda en los electrodomésticos de última generación.

Te recomiendo considerar en exclusiva los frigoríficos que tengan el etiquetado energético A+ o A++. Tal vez en otros electrodomésticos o electrónica de consumo no considere tan importante su consumo, pero en un frigorífico es un factor primordial.

  • Un buen frigorífico puede durar fácilmente más de 10 años. Si tenemos en cuenta el ahorro energético en 10 años, enchufado 24 horas al día, 7 días a la semana verás que los frigoríficos baratos son en realidad los más caros. Y que tal vez, tu frigorífico viejo te está costando más que uno nuevo.

  • Un frigorífico de clase A+ consume un 20% menos que uno de clase A.

  • Un frigorífico de clase A++ consume un 40% menos que uno de clase A.

Ten en cuenta, aunque parezca paradójico, que la clase A va a ser la peor dentro de la clasificación establecida en el nuevo etiquetado energético para electrodomésticos. Si puedes, ve a por uno de clase A++, la diferencia en euros puede que se pague con el ahorro en consumo y, seguramente, sea una mejor productos en el resto de los apartados.

Acabados y estética

Las buenas cocinas se merecen electrodomésticos con acabados premium.
Las buenas cocinas se merecen electrodomésticos con acabados premium.

Tal vez te sorprenda que hable de esto es una guía para elegir un electrodoméstico, pero yo lo considero muy importante. Has de sentirte a gusto con tu compra, tener un elemento en la casa más de 10 años y que te disguste cada vez que entras a la cocina Cómo luce el frigorífico en nuestra cocina también es importanteno es agradable. En cambio, si eliges bien puedes dar un toque fantástico de clase y modernidad a tu cocina.

Personalmente, los nuevos modelos en color negro me encantan. Siguen la tradición del acabado acero, pero con un toque todavía más moderno. En cocinas bonitas y lujosas son la elección perfecta de elegancia y vanguardia. Los de acero combinan en casi cualquier cocina y es más fácil que puedas tener los electrodomésticos con el mismo acabado. Por último, siguen existiendo a la venta frigoríficos blancos, y son bonitos y sobrios, pero creo que no transmiten tanto y suelen pasar desapercibidos por ser ya demasiado cotidianos.

Consejos y cuidados

Las neveras modernas de gama alta ofrecen secciones de refrigerado destinadas a diferentes productos para conservar sus propiedades de la mejor forma posible.
Los frigoríficos modernos de gama alta ofrecen secciones de refrigerado destinadas a diferentes productos para conservar sus propiedades de la mejor forma posible.

A muchos os pillará por sorpresa, pero hay que hacer un pequeño cuidado y revisión del frigorífico de vez en cuando.

  • Retira el polvo y residuos acumulados en las bobinas de la parte posterior. Tendrás que moverlo, pero hazlo cada 6 meses y tu frigorífico enfriará mejor consumiendo menos.
  • Limpia la goma selladora de las puertas. Con la suciedad las gomas dejan de sellar a la perfección, haciendo que el aislamiento térmico no sea tan bueno. Puede llegar puede llegar al punto de que la puerta no cierre correctamente.
  • Cambia el filtro de agua si tu frigorífico tiene dispensador de agua y hace hielo. Aquí has de leer las instrucciones del fabricantes.

Recapitulamos

refrigerator-s5

El mejor consejo que puedo dar es que no intentes escatimar demasiado, es decir, intenta no comprar el frigorífico más barata. Compra la que puedas, es una inversión de futuro y merece la pena. Es el electrodoméstico que más vas a usar, no escatimes y piensa bien cuál necesitas. Por último, recopilo los pasos que te recomiendo:

  • Establece un presupuesto límite.
  • Determina el tamaño máximo.
  • Ten en cuenta tus hábitos de compra (capacidad y distribución).
  • Consulta con tu familia y pensad qué tipo de frigorífico es el más adecuado para vosotros.
  • De la selección que hayas realizado, elige la que tenga mejores opciones extra bajo tus preferencias.
  • Elige una acorde a la estética de tu cocina.