Te compras un nuevo smartphone que según lo anunciado por el vendedor, la marca, y cualquier lista de especificaciones posibles, tiene 8GB de espacio de almacenamiento. A los días de estarlo usando y haber instalado unas cuantas aplicaciones y tomado algunas fotos, te encuentras con la sorpresa de que ya no tienes espacio ¡¿Qué demonios?!

Esta es la historia del espacio de almacenamiento en todos los sistemas operativos, tanto móviles como de escritorio, que Microsoft dice querer cambiar. No solo es que los dispositivos nunca tienen en realidad los bytes exactos que ofrecen, sino que los sistemas operativos y el firmware cada vez ocupan más y más espacio, dejando libres para que el usuario utilice una cantidad que se vuelve ya casi irrisoria.

La huella pequeña de Windows 10

En un post publicado hoy en el blog de Microsoft, la empresa ha explicado como logrará obtener un sistema operativo compacto con Windows 10 a través de varios sistemas de compresión que reducirán el tamaño que ocupa Windows en nuestro disco duro. Los teléfonos y tablets con Windows 10 también utilizarán los mismos mecanismos de compresión para ahorrar espacio en el dispositivo.

windows 10 espacio en disco

Otra de las áreas donde Windows 10 va a acortar espacio, es en la utilización de una imagen separada para la recuperación del sistema, que muchos fabricantes incluyen en particiones separadas, y que suelen ocupar bastante espacio. Dependiendo de las condiciones, los cambios en la compresión de los archivos del sistema, podrían reducir el espacio que ocupa Windows hasta en un 45%.

Era necesario

Por muchos años hemos vivido un abaratamiento en los costos del almacenamiento físico, los discos duros han bajado muchísimo de precio, y con el aumento en capacidad de los equipos, pareciese que quienes desarrollan sistemas operativos se han sentido con más libertad para ocupar más y más espacio en disco. Sin embargo, la aparición de los dispositivos móviles y de los discos SSD han cambiado un poco el panorama.

windows 10
Shutterstock

Los SSD siguen siendo mucho más costosos que un disco duro, pero su superioridad en velocidad sobre los discos duros han hecho que los usuarios opten cada vez más por ellos. El almacenamiento tanto en tablets como en smartphones suele ser poco (16GB y 32GB entre los más populares), y el sistema operativo se lleva una tajada demasiado grande del espacio. Duplicar el espacio de un SSD o del almacenamiento en un dispositivo móvil suele representar un aumento del costo bastante grande.

Con estos cambios Microsoft busca rendir más el espacio de los equipos que utilizan Windows, en especial en el caso de tablets como las Surface que fueron bastante criticadas por el poco espacio libre que quedaba en ellas. Si esto es así, Windows 10 sería mucho más amigable tanto en dispositivos móviles donde cada giga cuenta como oro, y en el escritorio para aprovechar todo lo posible el costoso espacio de los discos solidos.