Después de algunas zancadillas respecto a su despliegue de fibra por parte del regulador, Telefónica quiere ser más agresiva en términos comerciales para reforzar su posición dentro del mercado de fibra y de las ofertas convergentes. En esta línea, la compañía ha anunciado que antes de verano quiere cambiar el mercado de internet fijo en España con propuestas muy agresivas, y desde luego muy interesantes para sus clientes actuales.

Telefónica migrará a todos sus clientes de ADSL a fibra óptica sin coste alguno (cuando la red de cada municipio lo permita) y triplicará la velocidad de la fibra a los clientes que actualmente tienen esta modalidad. En principio, la compañía subirá a los clientes de fibra 100 actuales hasta los 300 megas y a 30 megas para los usuarios actuales de 10.

Tal como se encuentra actualmente el mercado de las telecomunicaciones en España, sobre todo en su variante de banda ancha fija, este movimiento de Telefónica tiene una doble intención que puede suponer un punto de inflexión en el mercado y en la forma en la que los consumidores ven la oferta fija convergente. Por un lado, el aumento de la velocidad y la migración de ADSL a fibra sin costes adicionales permite a la compañía fidelizar a los clientes de más nivel (los usuarios de fibra son los que más pagan por el servicio).

Por otro lado, el aumento de la oferta y de la velocidad permitirá a las operadoras, sobre todo a Telefónica en este primer momento, solventar una de sus quejas principales de estos últimos años: la caída continuada de los precios de la que llevan quejándose las operadoras en los últimos años.

La migración total a fibra permitirá disminuir los costes y aumentar los precios de las ofertasEn este sentido, el aumento de las ofertas convergentes y de la calidad y velocidad de sus conexiones de internet permitirá aumentar los precios de su oferta comercial bajo el pretexto, en este caso justificado, de dar a sus clientes un producto mucho mejor que el de la competencia. Este aumento de la oferta a través de la subida de precios permitirá, además, un aumento de los ingresos totales, pues no olvidemos que Telefónica es la única operadora que ha anunciado un aumento hasta el triple del de la velocidad actual entrando en la carrera de la fibra ultra rápida que hasta ahora solo tienen unos pocos operadores europeos. Eso sin olvidar las mejoras que pueda recibir Movistar TV de cara al aumento de la velocidad para el futuro del 4K dentro de la ofertas de contenidos de la operadora.

Junto con la subida de los ingresos por el aumento de la oferta y de su atractivo para los clientes, el cambio a fibra total supondrá para Telefónica la migración, en la misma medida, de sus centrales de cobre a fibra, sabiendo que estas últimas tienen unos costes de despliegue y mantenimiento mucho menores que el cobre en términos comparativos y absolutos.

Este cambio en la oferta es un win-win tanto para operadoras como para usuarios: más calidad de red, más velocidad y menos costes asociados con el despliegue y mantenimiento de la red, por lo que se espera que Telefónica sea la primera de la lista de operadoras que anuncien su salto total a Fibra en lo que queda de año.