La mayor noticia del día en el mundo geek está relacionada a uno de los universos más maravillosos creado para la gran pantalla en años, quizás en su historia. El MCU (universo cinematográfico de Marvel) se ha ganado un enorme número de fanático, entre veteranos de los cómics y gente que nunca ha tocado uno, con películas de calidad y personajes muy bien desarrollados, en solitario o en grupo.

Pero aquí hace falta alguien, y todos los que conocemos el mundo de Marvel sabemos quién es: Spider-Man. Desde siempre todos esperamos ver al arácnido luchar codo a codo con el Capitán América o Iron-Man, y hoy finalmente han anunciado la llegada de Spider-Man a las películas de Marvel, algo que parecía imposible.

Y es que desde finales de la década de 1990 Sony Pictures es dueña de los derechos de Spider-Man en la gran pantalla, pero Walt Disney y los Marvel Studios estaban intentando sin cesar compartir de nuevo estos derechos, como lo pudimos comprobar en las filtraciones luego del hackeo de los servidores de Sony. Hoy el acuerdo se ha hecho realidad, pero hay un detalle muy importante que acotar:

Ni Sony Pictures ni Disney (Marvel) estaría pagando ni ganando un solo centavo con este acuerdo, según THR.

Spiderman

¿La razón? Tan sencilla como brillante. No es ningún secreto que las últimas películas de Spider-Man han sido todo menos exitosas. Desde la última protagonizada por Maguire hasta las dos (infames) de Andrew Garfield, el arácnido está teniendo una muy mala racha en el cine, que Sony quería solucionar con un universo completo de películas del arácnido e incluso cambiando, de nuevo, de protagonista.

Esos planes aún están, según rumores. Pero el hecho de que Sony no esté recibiendo dinero de Marvel por incluir al arácnido en el MCU se explica con dos grandes motivos:

  1. Spider-Man gana una enorme presencia al estar presente en una serie de películas que son de una de las sagas más taquilleras y exitosas de los últimos años, lo que beneficia a Sony Pictures y sus propias películas
  2. Por otro lado, Marvel finalmente puede incluir a este personaje que en los cómics es parte de historias como Civil War (que será la tercera película de Captain America)

Win-win.

Ambas compañías salen beneficiadas de este acuerdo no por haber recibido una bolsa de dinero al compartir licencias, sino por lo que les traerá después, como catapultarán sus propias películas y como se hacen publicidad mutuamente. Y es que... ¿a qué superhéroe no le gustaría ser parte del universo cinematográfico de Marvel? Seguro hasta Batman lo piensa, pero no lo confesaría jamás.

Finalmente, los planes de Sony Pictures para Spider-Man siguen en duda. No se sabe si la película de los Sinister Six sigue en camino, o más importante, si Andrew Garfield seguirá interpretando, o no (ojalá que no), a Spider-Man.