Wally Pacholka (AstroPics.com)

Febrero tenía algunas sorpresas preparadas. Así lo hemos podido ver en nuestros cielos. Si no, que se lo digan a medio mundo donde se ha podido observar, durante esta última semana, una lluvia de estrellas bastante especial. Porque los bólidos que han surcado la atmósfera han resultado ser mucho más espectaculares e inesperados de lo que nos atreveríamos a pensar. Desde Toledo hasta Florida, en Estados Unidos, varias bolas de fuego han sorprendido la noche de sus habitantes. Y lo mejor de todo es que más de una ha podido ser grabada en vídeo por parte de aficionados y observatorios.

Inesperada lluvia de estrellas

Como decíamos, para comienzos de este mes estaba previsto poder vislumbrar el pico de las Alfa Centáuridas, es decir, la lluvia de estrellas visible en la región de Centauro. Sin embargo, los bólidos observados durante estos días parecen no tener nada que ver. Estos, según varias fuentes, han constituido, sencillamente, enormes bolas de fuego muchas de las cuales han acabado con una explosión. En Toledo, por ejemplo, un meteoro pudo observarse en su cielo brillando con más intensidad incluso que la luna. De hecho, el bólido fue captado el pasado 20 de febrero por el Observatorio Astronómico de la Hita. Los datos preliminares indican que este objeto se incendió a 80km de la superficie y desapareció a 30km de la superficie de nuestro planeta, muy por encima de nuestra área de operaciones aéreas.

En Pittsburgh, unos días antes, el Observatorio Allegheny de la NASA captaba esta inusual lluvia de estrellas con otro bólido de similar magnitud y que acaba con una explosión. Según algunos testigos, esta pudo escucharse como algo lejano en mitad de la madrugada.

Más recientemente son numerosos los testimonios por toda Florida indicando la presencia de luces extrañas en el cielo, bólidos y estrellas fugaces muy brillantes e incluso explosiones. Hay quien afirma, incluso, que ha notado vibrar su casa tras alguno de los estallidos, y varias cámaras han grabado alguna lluvia de estrellas. Después de una puesta en escena tan llamativa, hay quien no puede parar de preguntarse: ¿de dónde vienen todas estas estrellas fugaces?

De origen desconocido

Parece ser que esta increíble lluvia de estrellas, que está durando varios días con cierta intensidad, no tiene un origen definido. Esto no es nada extraño y bien podría ser una mera coincidencia. Pero lo cierto es que durante los pasados días se han reportado cientos de avistamientos, no de sencillas estrellas fugaces, sino de auténticas bolas de fuego surcando el cielo. Si tuviéramos que buscar un culpable, probablemente lo encontraríamos en algún pequeño meteorito no catalogado o, más probablemente, en los restos de alguno de los cuerpos que ha pasado recientemente junto a nuestro planeta (como el Lovejoy, por poner un ejemplo). Lo cierto es que estos sucesos son más comunes de lo que parecen y su El origen del meteoro de Chelyabinsk todavía es un misterioorigen, por desgracia, suele seguir en el misterio la mayoría de las ocasiones.

Precisamente, estos días se cumplen los dos años desde la caída del famoso meteorito de Chelyabinsk, que causó una espectacular lluvia de estrellas, visible a pleno día y más de 900 heridos. Y sin embargo, todavía no tenemos ni la más remota idea de su origen. Aún así, ninguno de estos pequeños objetos es un PHA, o lo que es lo mismo, un meteorito potencialmente peligroso. Estos miden más de 50m y están formados de roca sólida o hierro y son capaces de generar daños cuantiosos. Los PHA están catalogados y cada día tenemos una mayor consciencia de dónde están y a donde se dirigen. El siguiente paso, por supuesto, es desarrollar una estrategia para poder contrarrestar un posible y catastrófico impacto. Para ello existen varios programas nacionales e internacionales que implican a todas las Agencias Espaciales, especialmente a la NASA y a la ESA. Así que por ahora podemos mirar al cielo sin miedo ninguno y disfrutar de la lluvia de estrellas. Ya habrá tiempo de preocuparnos de su origen en otro momento.