Evolve incumple con las expectativas generadas y plantea la dicotomía de si se puede hacer un multijugador competitivo en el que no se comentan los mismos errores de siempre. Falta de ritmo, acciones repetitivas y ausencia narrativa empañan un juego que podría haber sido de lo mejor para esta generación pero que se ha quedado a medio camino.Evolve, el nuevo juego de Turtle Rock Studios, esta vez de la mano de 2K y no de Valve, era uno de los más esperados del año y de la generación, presentándose como el mayor escaparate para demostrar las posibilidesde CryEngine 3 a través de un multijugador competivo y asimétrico. Es la evolución de todo lo aprendido por la compañía con Left 4 Dead, pero que al final y a diferencia de este último, depende de muchos factores externos para hacerlo realmente divertido: no es un juego para todos los públicos, y lo peor en este caso es que tampoco lo pretende.

A pesar de que con la pequeña bocanada que supuso la beta abierta de Evolve para Xbox cualquiera que la jugase podría hacerse una idea general de la dinámica del juego, he querido probarlo a fondo durante la semana del lanzamiento para ver si en realidad aportaba algo más al jugador fuera de los modos de juego que estaban disponibles hace un mes. ¿El veredicto? Evolve es un juego con un gran planteamiento competitivo pero que carece del carisma suficiente para enganchar al jugador más casual por la latente ausencia de narrativa y ritmo.

Con Evolve hemos vuelto a caer en la dinámica de los multiplayer-only con narrativa como excusa y no como planteamiento, y es que al igual que sucede con juegos como Destiny o Titanfall, la ausencia de narrativa rompe todos los esquemas del juego y lo relega a un multijugador con algunos aspectos interesantes pero carente de todo ese universo que Turtle Rock Studios y 2K nos han estado vendiendo este último año y que era su elemento diferenciador.

El substrato narrativo está mal contado y en ocasiones confunde enormementente al jugador: abusa de los tiempos de carga, introducciones constantes e innecesarias en cada muerte -disminuyendo el tiempo en la partida- y cuya narración acaba relegada prácticamente a un par de cinemáticas a lo largo del juego y limitadas a los momentos iniciales -siempre idénticos- de cada partida. Deja al jugador que sea este el que una los puntos de una forma que, a mí personalmente, no me termina de convencer, pero que es suficiente para los adictos a los multijugadores competitivos y que desde luego cautivará a la mayoría de jugadores competitivos en PC pero defraudará a la mayoría de usuarios de consola.
En este sentido, sería totalmente injusto tachar a Evolve de mal juego, puesto que no lo es en absoluto, pero si que requiere de factores externos para desarrollar todo su potencial más allá de los habituales de un multijugador tradicional. Esto no es ni bueno ni malo, pero sin duda supone una barrera del entrada para ese jugador menos habituado al competitivo y más enfocado a multijugadores de la dinámica de Call of Duty o similares.

¿De qué va Evolve? Cazar, defender. El juego parte de un 4vs1 en el que el equipo principal se compone de un grupo cuatro cazadores con un total de 12 disponibles y seleccionables, tres para cada categoría: asalto, trampero, médico y apoyo. Cada clase incluye habilidades y armas diferentes para ayudar al resto de los cazadores a buscar y eliminar al monstruo o aguantar el tiempo posible para rescatar al mayor número de colonos, destruir nidos o aguantar en defensa, y pueden evolucionar en función de lo que hagamos dentro del juego.

La clase de asalto, como su propio nombre indica, está pensada para hacer el máximo daño al monstruo sirviendo como punta de lanza al resto de personajes. Cada uno de los personajes de la clase asalto, Markov, Hyde o Parnell tiene armas y perks diferentes para generar daño. Lo mismo para los médicos, Lázaro, Val y Caira, que su misión será curar y mantener con vida al resto. Trampero, el encargado de localizar y evitar que el monstruo se escape con personajes como Maggie, Griffin o Abe y por último el jugador de apoyo, que tiene la mayor potencia de juego pero también es algo más lento, con personajes disponibles como Bucket, Hank o Cabot.

Como vemos, todas las clases están dispuestas de forma similar a casi todos los multijugadores competitivos, por lo que en este sentido, sus bondades quedan relegadas a la habilidad de los jugadores que empuñan el mando y a las diferentes situaciones de combate y modos de juego con el monstruo.

Respecto al monstruo también hay disponible distintas clases, Goliat, Kraken y Wraith, pero todos parten de nivel cero en cada partida y tendrán que evolucionar comiendo animales o cazadores que hayan muerto a lo largo del juego. En este sentido, si jugamos con el monstruo es indispensable evolucionarlo en los primeros momentos de juego antes de enfrentarnos a los cazadores, de lo contrario, si saben jugar decentemente y tiene niveles altos en sus personajes, nos mataran en cuestión de segundos.

Pese a la evolución de la clases y monstruo, tenemos poca sensación de progresión en el juego y en las partidasEstas clases son el único factor que representa una progresión clara en forma de recompensa. Su desbloqueo requiere de la destreza del jugador; a diferencia de otros juegos en los que desbloqueamos armas y u otro tipo de accesorios en el juego, las clases en Evolve son la única progresión dentro del juego que se siente tangible. Es muy fácil subir de nivel en las primeras horas de juego, pero conforme vayamos jugando más y más, resulta más complicado, justo en el momento en el que Evolve empieza a perder interés para el jugador y hacerse poco a poco aburrido por repetitivo.

Respecto a los modos de juego, el más habitual es caza y en el que he notado que más jugadores hay y más rápido se produce el matchmaking, pese a ser el modo más aburrido de todos: los cuatro cazadores en busca del monstruo para ver quién gana. Si el equipo no está bien compensado, me he encontrado con situaciones en las que el tiempo termina antes que localizar al monstruo, y la acción queda limitada a que te atrape una planta carnívora (esto es verdad) o a luchar con los diferentes animalitos que hay a lo largo del escenario. Esto sumado al tiempo de carga y de respawn, hacen que quieras salirte del juego y empezar una nueva partida, al menos en este modo de juego.

Como alternativa, el modo evacuación es el más dinámico rápido y divertido y el modo defensa, muy similar al típico de defender la zona de Battlefield con el monstruo atacante, también resulta bastante dinámico. Por otro lado, en el modo nido, el monstruo tendrá que proteger las crias, y los cazadores destruirlos. Pese a que este argumento es bastante simple, es el modo de juego más rápido de todos y que permite ir más por libre, pues tiene un objetivo concreto.Llegados a este punto, no hay duda que uno de los atractivos únicos de Evolve es la asimetría de la que presume: cuatro jugadores contra uno, un tipo de juego en el que el desnivel entre los dos equipos es el primer punto que requiere de factores externos. Si queremos disfrutar de verdad de Evolve necesitamos de amigos para jugar que se tomen en serio el juego, y del mismo modo, de un enemigo que realmente sepa lo que hace. En caso contrario, Evolve es bastante aburrido, con partidas eternas que son un constante paseo por el mapa buscando al enemigo para tener apenas un par de minutos de combate frenético, y esperas más largas si el monstruo se esconde bien y durante el tiempo necesario: hay partidas en las que la acción es mínima por jugar con compañeros que van por libre y en las que el monstruo hace todo lo posible por no participar en el juego. Demasiado tiempo invertido para tan limitada recompensa, pero esto es una característica intrínseca a los multijugadores competitivos de este tipo.

Acciones repetitivas y ausencia de narrativa rompen con todas las expectativas generadas este último añoY es que tal y como está pensado el juego, la necesidad de compañeros que entiendan las implicaciones del multijugador competitivo, que sepan lo que están haciendo y que tengan claras las diferencias entre clases, cazadores y armas disponibles se torna indispensable, puesto que existe una gran diferencia entre las armas de los cazadores y el poder del monstruo. De hecho, me he encontrado en varias ocasiones en las que es más divertido el single player -gracias a la IA del juego que hace más rápidas las partidas- que muchas de las partidas online que he jugado. Y eso es un problema. También es verdad es que no he contado con un equipo de amigos que sepan jugar, y al depender de los jugadores random del matchmaking, acabas siendo tú el que empujes el juego a buscar al monstruo si no quiere pasarte 20 minutos paseando por el mapa dando saltitos sin hacer nada más.

Respecto a su apartado técnico, es bastante aceptable. Los escenarios están bien construidos -pese a que según que modo de juego sean demasiado grandes- y el nivel de detalle, texturas y modelos es también bastante bueno tal como esperábamos de CryEngine 3. No obstante, este apartado técnico no supone un ventaja frente a las enormes carencias del juego, pero es de agradecer que Turtle Rock Studios haya puesto empeño en este apartado.

También se echan en falta, dentro de la docena de mapas disponibles, escenarios más variados, puesto que quitando algunos elementos del juego, en general son casi todos iguales. Entiendo que sean necesario mapas oscuros para facilitar el sigilo del monstruo, pero dada la amplitud de los mapas y a la ausencia de variedad de elementos y acciones, da la sensación de estar constantemente jugando en la misma partida, por lo que entornos más diferenciables hubiera sido un buen punto a favor.

Sin duda, Evolve se siente mejor como un juego en grupo, y si los diferentes jugadores no están bien comunicados, acabará siendo un paseo por el planeta Shear bastante molesto. Si tienes la suerte de contar con un grupo de amigos a los que les guste el multijugador competitivo, es un juego divertido, pero que acaba haciéndose demasiado repetitivo por el abuso de tiempos muertos, pantallas de carga y tutoriales. Lo cierto es que si uno se pone a analizar la dinámica del juego, está perfectamente pensada para un free2play, pero no es lo bastante interesante para un juego con precio tan elevado, compras in-game incluidas.

Si Turtle Rock Studios hubiese añadido una mayor profundidad narrativa y algún modo de juego más dinámico que los actuales, el veredicto hubiera sido totalmente diferente, pero a día de hoy Evolve no es el juego que nos prometieron, al menos, no se siente como tal. Y es una lástima, puesto que es el juego perfecto para llevar el competitivo a la consola, pero se ha quedado a medio camino.

Conclusión

Evolve no es un título para todos los públicos. Tal como está diseñado este multijugador competitivo, cada partida es una sucesión acciones repetitivas en las que dependemos enormemente de la comunicación con nuestro equipo, algo que no siempre se consigue en el multijugador y para lo que el usuario de consola no está acostumbrado. Si a esto le sumamos la carente narrativa, ausencia de ritmo y dinámica, y la poca sensación de progresión que enganche el jugador, podemos decir que el título de Turtle Rock Studios no está a la altura de las expectativas generadas.

Es un juego divertido siempre y cuando juguemos con un equipo de amigos-cazadores a la altura que sepan manejarse en el juego y entiendan la dinámica del mismo. En caso contrario se convierte en un sálvese quien pueda con partidas eternas en las que no pasa absolutamente nada durante la mayoría del tiempo y en las que la acción se limita a los dos últimos minutos de juego. Esta falta de ritmo es su principal carencia, y empaña un apartado técnico bastante interesante en que el solo se echa en falta mayor variedad en el diseño de los escenarios.

Con la inclusión de una mayor variedad de acciones y un trasfondo narrativo que enganche al jugador, Evolve podría haberse convertido en un juego bastante más interesante, pero tal como está planteado a día de hoy, todavía le falta mucho camino por recorrer, al menos, en la consola de sobremesa, pero encontrará grande aliados en el PC, una plataforma mucho más acostumbrada a este tipo de juegos. Evolve todavía necesita evolucionar un poco más.

Pros

  • El apartado técnico está a la altura.
  • Se agradece que sea una propuesta diferente.
  • Si tus compañeros saben lo que se hacen, el juego es divertido.
  • Lo bots del offline son bastante competentes.

Contras

  • Poca variedad de acciones y trasfondo.
  • Escenarios repetitivos
  • Sin sensación de progresión y recompensa.
  • Precio muy elevado para lo que ofrece en realidad.