La caída de la cuota de mercado de BlackBerry a nivel mundial ha sido algo impresionante durante los últimos dos años, pero el último trimestre de 2014 ha destacado por dejar a los canadienses con un mercado casi inexistente en mercados donde hace pocos años tenía un liderazgo envidiable.

BlackBerry en Argentina, por ejemplo, ha pasado ha contar con una cuota de mercado de apenas casi el 1%, y estamos hablando de uno de los mercados en donde la antigua RIM tenía más potencial, más presencia y muchísimo público. Entre los años 2009 y 2010, por ejemplo, BlackBerry gozaba de una cuota del 33% y 31% respectivamente, líder indiscutible en el país... pero los tiempos han cambiado.

Imagen de: @enriquecarrier
Imagen de: @enriquecarrier

Es triste ver lo que sucede a esta empresa incluso en territorios donde tuvo tanto poder. Últimamente BlackBerry ha mantenido parte de sus ventas gracias a mercados emergentes y territorio latinoamericano, pero el auge de Windows Phone en los países menos pudientes, y iOS y Android en la gama media y alta, han desplazado a los canadienses a un cuarto lugar del que parece nunca saldrá.

BlackBerry, si tus móviles no se venden, aprovecha tus maravillosos serviciosSon diferentes factores los que han logrado que BlackBerry en Argentina haya caído en picada, y sin paracaídas. En primer lugar tenemos la situación del país en cuanto a importaciones de móviles, que obligan a los fabricantes a ensamblar y "producir" (nótese el énfasis en las comillas) sus smartphones en Tierra del Fuego. Pero más allá de las políticas locales, tenemos la pérdida de popularidad de la marca a nivel mundial, ante un iPhone y un sistema Android cada vez más populares y dominantes.

Fuera de La Argentina, vemos a BlackBerry caer del 3.7% al 1.5% en cuota de mercado durante el último trimestre en Europa, y del 0.9% al 0.4% en los Estados Unidos. BlackBerry aún tiene muchas cosas a su favor: una relación envidiable con los operadores y una plataforma corporativa muy segura, que no ha sido superada por la competencia. Quizás es hora de que los rumores de venta se terminen de concretar, o consigan alguna forma de salir de ese agujero en el que se encuentran.

Soy de los que creen fielmente en que la respuesta al problema de BlackBerry está en sus (buenos) servicios, y no en los móviles.