En un comunicado de prensa reciente la Comisión Europea ha dejado claro que le interesa potenciar el Big Data destinando nada menos que 2 mil millones y medio de euros en una inversión publico-privada. Esta decisión va en busca de mejorar el proceso y la infraestructura dedicados a la acumulación y tratamiento de mastodónticas cantidades de información.

La inversión se hará efectiva a partir del 1 de enero de 2015 y supone una de las primeras partidas aprobadas por la reciente política de acción y aceleración del desarrollo de la Comisión Europea. Según la Comisión, este dinero pretende potenciar al máximo el sector de la información relacionado con el Big Data con la intención de poner a Europa a la cabeza. Como mínimo, esta inversión debería servir para mejorar un desarrollo en el que en muchos aspectos andamos muy por detrás de competidores al otro lado del charco. ¿Pero qué significará esta inversión, en concreto?

Según las declaraciones de la Comisión Europea, los 2 mil millones y medio destinados a Big Data mejorarán significativamente la escena comercial de los proveedores de servicios relacionados con el Big Data europeos. La inversión, como explicábamos, proviene tanto de financiación pública como privada donde la Comisión Europea se ha asociado con la Big Data Value Association, una organización sin ánimo de lucro de origen eminentemente empresarial que incluye compañías de gran calado tal como IBM, SINTEF, ATC entre muchas otras, además de organismos públicos como diversas universidades.

Por qué invertir 2,5 mil millones

Empresas del sector tales como ATOS, Nokia Solutions and Networks, Orange, SAP o Siemens, miembros de la asociación, son los primeros interesados en esta gran inversión. Pero no son los únicos. Muchos grupos de investigación se verán beneficiados por estos 2 mil millones y medio y no solo gracias a la inversión propiamente en Big Data. Existen numerosas investigaciones que dependen del tratamiento masivo de datos para La iniciativa pretende generar 100.000 nuevos puestos de trabajo y reducir un 10% el consumo energéticopoder obtener conclusiones. Especialmente positivo es el mundo de la salud, donde los metaestudios suelen suponer un duro reto para muchas de las investigaciones.

Esta iniciativa pretende generar 100.000 nuevos puestos de trabajo y reducir hasta un 10% el consumo energético relacionado con este sector. Por supuesto, otras consecuencias de la inversión podrían ser la mejora en los servicios de salud asociados a los ciudadanos y la optimización industrial. La potenciación de la investigación académica permitirá seguir mejorando la industria del Big Data para mantener a Europa a la vanguardia mientras que la aplicación práctica, como hemos visto, podría ayudarnos a mejorar la calidad de vida en cuestiones de todo tipo.

Qué es y qué supone el Big Data

Este término lleva de cabeza a mucha gente debido a lo poco concreto que resulta. Big Data, decíamos antes, no es otra cosa que el tratamiento masivo de datos. La cantidad de información que hay que tratar tanto en investigaciones como en cuestiones mucho más mundanas, hace tiempo que llegó a un límite que suponía una auténtica barrera. Actualmente podemos recoger, almacenar y analizar petabytes y zetabytes de datos. Y probablemente más. Unas cantidades imposibles para el software que normalmente empleamos. Para ello se necesitan servicios especializados y cada vez más óptimos.

Cada minuto el mundo genera unos 1700 billones de bytes en datos, lo que equivale a unos 360.000 DVDsPara que os hagáis una idea, cada minuto el mundo genera unos 1700 billones de bytes en datos, lo que equivale a unos 360.000 DVDs o a 6 megabytes de datos por cada persona y cada día. Y hablamos de todo tipo de información, desde datos de preferencias, fotos, nombres, cifras en un climatizador o la música que estamos escuchando. Cuando tratamos de trabajar con estas enormes cifras es cuando nos topamos con el Big Data. Y por ello mismo es un sector que crece hasta un 40% cada año, siete veces más rápido que cualquier otro sector del mercado de la comunicación, según afirman en la Comisión Europea.

¿Y quienes están interesados en el Big Data? Pues, como ya hemos dicho, desde laboratorios de investigación que han de trabajar con increíbles cantidades de datos: genéticos, meteorológicos, fisiológicos, matemáticos, estadísticos... hasta empresas privadas que usan estos datos para tomar decisiones comerciales. De hecho, asociado a algunas aplicaciones del Big Data existe cierta controversia con respecto al tipo de información que se trata en estos procesos. Independientemente de la polémica, está claro que la inversión y mejorar nuestro sector en Big Data es una apuesta segura para algo que sigue creciendo día a día.