La vista en tercera persona en los videojuegos es algo que siempre he preferido a la vista en primera persona. Mientras la segunda es más inmersiva y me permite vivir más el juego, la primera me permite sentir más lo que rodea al personaje, ser más consciente de lo que lo envuelve. Esto es lo que ha pensado Bartosz Barlowski, CEO de MEPI, que ha creado un prototipo para poder ver en tercera persona nuestra propia vida. ¿El objetivo? Aún no lo tiene muy claro pero podría aplicarse a campos tan diversos como la ingeniería,la construcción, eventos en directo o incluso la medicina. El prototipo se construyó en tan solo dos días El prototipo presentado funciona gracias a dos cámaras GoPro que se sitúan, ancladas a una pértiga, encima de nuestra cabeza; para visualizarlo todo y vivir la experiencia de modo más inmersivo se hace uso de las archiconocidas Oculus Rift, el gadget de moda. Y para procesar toda la información el cerebro no podía ser otro más que una placa Arduino. Una cosa hay que reconocer al señor Barlowski, las ganas de hacer cosas por su cuenta y la capacidad de utilizar los recursos a su disposición.

Quizás los usos más interesantes lleguen en el campo de la construcción e ingeniería, sobre todo de rascacielos, donde una persona debe estar totalmente segura de no dar un paso en falso; y también en el de las expediciones donde el sujeto está más pendiente de seguir su camino y deja un poco de lado lo que le rodea.

De momento no se ha hablado de ninguna fecha de comercialización ni de presentación oficial, pero estoy seguro de que llamará la atención de empresas especializadas del sector. Quien sabe, igual se podría utilizar en el periodismo para ofrecer otro punto de vista.