La web como punto de partida

En pleno 2004, al mismo tiempo que la web como la conocemos ahora estaba emergiendo y que auténticos gigantes como Facebook estaban dando sus primeros pasos, Vueling comenzabas sus operaciones en Barcelona, y lo hacía en la forma que, si echamos la vista atrás, ha demostrado ser la preferida por los viajeros para informarse de sus vuelos y comprar los billetes: la web.

Vueling fue la primera en la venta de billetes online en EspañaA través de un portal intuitivo, poco común hasta la fecha, Vueling empezaría a vender sus billetes en la web un 16 de mayo de 2004, y tan solo un año después, ya eran usuarios de más de 173 países los que accedían a su portal cada minuto con la intención de comprar sus pasajes online.

De esta forma, en 2006 sus viajeros se verían recompensados con un programa de fidelización -acumulación de puntos aéreos- bajo el nombre de Programa Punto, en el que todo se realizaría de forma 100% online, dando prioridad a la web por encima de otras fórmulas de fidelización tradiciones, que ya en ese momento parecían no encajar con los pasajeros online; aquellos que, lejos de utilizar otros sistemas de compra, preferían realizar todas sus gestiones vía web.

Todo esto tuvo como resultado que tan solo un año después más de 600.000 clientes utilizaran este servicio cuyo factor clave era la simplicidad. Un programa de fidelización que vino acompañado con el portal para empresas de la compañía, que ha resultado ser uno de los segmentos de negocio clave en los vuelos de corto y medio radio.

Y de la web al móvil

Con el auge del smartphone allá por el 2008, Vueling no fue ajena al hecho de que los pasajeros necesitaban nuevas alternativas en un momento en el que todo empezaba a girar en la movilidad, poniendo en marcha, la venta de billetes a través del móvil, la primera en Europa, y que junto con las mejoras en su web, se convirtió en el epicentro de su política de comercialización al mismo tiempo que empezaban con la venta de billetes a través de la agencias de viajes, dos acciones que se estrenaron con un avión patrocinado por la MTV en el que David Guetta pondría su firma musical.

Poco después, Vueling estrena dos opciones que serían el desencadenante de todo lo que vendría después: la venta web a través de PayPal y el embarque a través del móvil. Lógicamente, en un momento en que las aplicaciones web eran sustituidas por aplicaciones nativas, Vueling introdujo una novedad que, aunque a día de hoy nos parezca de lo más normal, era un handicap para aquellas compañías que no acababan de confiar en el móvil: Vueling App, su aplicación nativa para dispositivos móviles. 50 millones de pasajeros después sigue apostando por las últimas tecnologías para el viajero

Y como viene siendo habitual, no vendría sola, puesto que con ella llegó el desembarco de la compañía en las redes sociales como canal de comunicación con el pasajero, la búsqueda de vuelos a través de su página de Facebook y su blog My Vueling City. Algo que culminaría en 2013 con el relanzamiento de su nueva Web, primando la facilidad de uso y la experiencia del usuario, a la vez que alcanzaban los 50 Millones de viajeros.

Un futuro prometedor

Y llegamos al presente, punto en el que solo podemos soñar con las tecnologías que vendrán más adelante y con las que Vueling ya está trabando. En un mundo global, en el que prima la movilidad sobre el resto, con la conectividad como principal característica, el avión también tiene que ser un nexo de unión.

En diez años, Vueling ha cambiado el panorama tecnológico del viajero aéreoLa llegada del WiFi a bordo, prevista para este 2014 gracias a un acuerdo con Telefónica, es otra de las novedades de Vueling para este año, y que cambiarán por completo nuestra forma de volar. Mientras tanto, la experiencia móvil de Vueling sigue cogiendo fuerza con el desembarco de su aplicación para Windows Phone que, a través de un acuerdo con Microsoft, permite a la aerolínea ser de las primeras que llega a todos y cada uno de los ecosistemas móviles mayoritarios: iOS, Android, Windows Phone y Web.

Y no solo a los smartphones o a las tabletas: también a los wearables. Apenas han llegado al mercado y Vueling se ha vuelto a adelantar con la posibilidad de realizar nuestro embarque a través del smartwatch de Sony, algo que hasta hace muy poco era impensable.

Todo lo anterior, junto con otras opciones innovadoras como el Gestor de Estado de Vuelos, donde el viajero, en un total ejercicio de buena información y transparencia, puede ver en tiempo real el estado de su vuelo, la hora prevista de salida o la puerta de embarque, han hecho de la aerolínea una de las más innovadoras del panorama europeo en tan solo diez años. Imaginemos lo que vendrá en los próximos diez años si Vueling sigue apostando por la tecnología como lo ha hecho hasta ahora.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.