Los términos "piratería"¨y "videojuegos" para el tormento de desarrolladores y publishers pareciera siempre ir de la mano. Los juegos son pirateados a diario a través de desacargas vía torrents, parches piratas y pare de contar. Eso es una realidad que han intentado combatir los responsables de estos títulos implementando sistemas de malas formas (DRM descarados y molestos), de buenas formas (ofreciendo promociones, descuentos y grandes beneficios de tener el juego original, como las ofertas de Steam o la comunidad), y de formas "pícaras" (juegos que siempre requieren estar conectados).

Pero el tildar a los creadores de vídeos de tipo gameplay o reseñadores de juegos en vídeo de piratas es algo excesivo, y ridículo. Es un tema delicado y que en ciertos aspectos cada uno tiene su razón, pero al final y al cabo podemos decir con seguridad absoluta que publicar gameplays de videojuegos en YouTube no es igual a piratearlos.

Todo comienza con Phil Fish y sus declaraciones más recientes; el controvertido desarrollador y diseñador de videojuegos responsable de esa obra maestra indie llamada FEZ ha declarado el día de hoy que, todo aquel que suba vídeos de su juego a YouTube, "le debe dinero". Así de sencillo.

Las declaraciones de PewDiePie y sus ganancias anuales han desatado la ira de FishY esta polémica nace luego de las declaraciones de Felix Kjellberg, el Youtuber más popular en el mundo con más de 27 millones de suscriptores a la fecha de escribir estas líneas, mejor conocido como PewDiePie, que el día de ayer en una entrevista para el Wall Street Journal declaró que gana más de 4 millones de dólares al año con sus vídeos de YouTube y la publicidad que ellos generan.

Estamos hablando del canal de YouTube con más suscriptores en la plataforma, uno dedicado a vídeos de juegos que en gran parte son títulos de terror que hacen gritar como loco a este suizo frente a la cámara, lo que tiene muchísimo público, por supuesto. Pero lo que hace PewDiePie es su trabajo, es su medio de vida. ¿Es deshonesto que se "aproveche" del contenido creado por otros para ganar tal cantidad de dinero?.

No, pero esta respuesta no aplica a todos los canales de YouTube de juegos habidos y por haber. Y es que Fish en sus declaraciones tiene algo de razón. Compara a los Youtubers de videojuegos con lo que sería copiar una película completa, subirla a alguna plataforma y llenarla de anuncios publicitarios. No es lo mismo. Una cosa es grabar toda la duración de un título corto pero maravilloso como Journey o Brothers: A Tale of Two Sons y subirla a YouTube sin ningún comentario ni nada, solo ofreciendo la "experiencia" (que no es así) del juego sin tener que pagar, y otra es analizar el título en vídeo, o demostrar en vídeos cortos qué se siente jugarlo. O mejor aún, incluso hacer una guía del juego en esas zonas difíciles como hace el gran @EpicNameBro para la saga Dark Souls.

Los gameplays son un beneficio para el videojuego

Pero al final y al cabo, esto es publicidad, y publicidad gratuita, de la buena, de la que se comenta en pasillos de una institución educativa, o en reuniones de amigos y en las redes sociales. Publicidad que vale más que mil anuncios para la televisión creados por el desarrollador.

Si PewDiePie dice X juego es bueno, 27 millones de suscriptores captarán el mensaje, además de todos esos que no estén suscritos a su canal. Las compras de ese título se dispararán. Si PewDiePie dice que FEZ es bueno, eso es dinero que le llegó al bolsillo de Fish, así el no quiera verlo o aceptarlo, al igual que Nintendo y sus ideas descabelladas de compartir beneficios, que son una locura.

Para un gamer vale más la palabra de un YouTuber que ese anuncio que costó cientos de miles de dólares hacerLos grandes publishers tienen que entender que YouTube no es un enemigo, es su mejor aliado. Para un gamer apasionado vale más un vídeo con comentarios de algún YouTuber que ese comercial para la televisión que costó cientos de miles de dólares hacer.

Lo de Fish ya es capricho. El padre de FEZ se ha hecho muy popular de la peor manera posible; hay quienes ni siquiera han jugado a FEZ y afirman "odiarlo" por casos como estos, porque de verdad, fue víctima de acoso y es una persona complicada, pero decir cosas como esta no hacen más que aumentar la polémica, su mala popularidad el resultado final incluso ha sido que cerrara su cuenta de Twitter, y claro, cancelar el desarrollo del esperado FEZ II.

Hay empresas que lo aceptan. Capcom, Deep Down y otros dieron luz verde a quienes quisieran colgar partidas de sus títulos en YouTube. Esto no es piratería, es otra forma de publicidad. Sea buena o mala, aunque bien dice el refrán que "no hay mala publicidad".

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.