Ciencia y religión son dos cosas que no suelen ir de la mano, pero por algún motivo parece que se empieza a establecer una tradición para enviar libros sagrados a nuestro satélite. Ahora, 43 años después de la llegada de la Biblia a la luna, se busca enviar una copia de la Torah (o "Torá), documento más importante de la religión judía y que está escrito en hebreo.

Se enviará en una cápsula que puede aguantar 10.000 años
Un grupo de científicos de Tel-Aviv son los responsables del proyecto "Torah on the Moon" (Torah en la Luna), el cual busca por medio del Google Lunar X Prize enviar los textos fuera de nuestro planeta. Afirman que están dispuestos a pagar el precio que acarrearía transportarlos, entregando una cápsula capaz de aguantar condiciones externas durante un período de 10.000 años.

Esta no es la primera ocasión en la que astronautas y religión se mezclan. Por poner algunos ejemplos, William Anders (que viajaba con el Apollo 8) recitó algunos versos de la Biblia mientras estaba en el módulo lunar. Posteriormente, en 1971, el Apollo 14 dejó sobre la superficie un paquete conteniendo la Biblia en microfilm y el primer versículo del Génesis en 16 lenguas.

Personalmente, creo que hay muchas cosas más importantes en las que poder emplear el dinero en la actualidad. Es irónico que para enviar textos religiosos al espacio haya que recurrir a la ciencia, dos eternos "enemigos". De todos modos, parece que llegará un momento en el que enviar libros sagrados será algo normal. Sólo me pregunto si cuando estén todos, enviarán una copia de Harry Potter o alguno de Arthur C. Clarke, por hacerle más amena la lectura a aquellos que lo puedan encontrar.