Aunque la función para la que estaba pensado en un primer momento el Oculus Rift era la de transportar a su portador a un mundo virtual, estamos viendo montones de experimentos que incluyen este periférico como ingrediente principal. Este está realizado por una empresa de telecomunicaciones sueca y muestran cómo funcionarían nuestros cuerpos si tuviéramos un retardo de unos pocos segundos.

El vídeo que muestra el Oculus Rift tiene entre 0,3 y tres segundos de retardo
Umeå, que es el nombre de esta compañía, ha utilizado este vídeo como campaña para ofrecer sus servicios de Internet, haciendo que compruebes en primera persona lo frustrante que pueden llegar a ser las conexiones lentas. Las reacciones de los participantes son de lo más peculiar, ya sea por lo que se ve desde dentro como desde fuera del Oculus, donde vemos a personas desorientadas y que no son capaces de realizar ninguna acción de manera correcta.

También es verdad que el hecho de llegar a los tres segundos de retardo quizás podría ser demasiado como para que una persona pudiera realizar cualquier cosa manera apropiada. Además, el no mostrar las imágenes en 3D puede entorpecer aún más al portador al no tener sensación de profundidad. Pero lo que nos demuestra esto es que Oculus Rift está abriendo cada vez más el abanico de las posibilidades de lo que puede llegar a ofrecer, pudiendo servir tanto para ocio, para gastar una broma pesada, o para la experimentación.

También existe una versión del vídeo en primera persona, para que vivamos en nuestra propia piel la experiencia de vivir con lag.