Hace bastante tiempo que venimos hablando de los wearable devices, es decir, gadgets que llevamos puestos de la misma forma que llevamos ropa o cualquier otra clase de complementos. Dispositivos como el Gear Fit de Samsung (que ocupó gran parte de la atención durante el MWC 2014), smartwatches como Pebble o pulseras como Nike Fuelband ya no son algo desconocido para el gran público y cada vez son más las empresas que se suben a la nueva ola de los wearable devices. Una de las empresas que se ha subido a esta ola es Mighty Cast con una apuesta bastante singular: NEX Band, una pulsera inteligente que, además, es totalmente modular.

Siguiendo una senda parecida a la que ha tomado Google con Project Ara (el proyecto de investigación que han desarrollado en el seno de Motorola para construir un smartphone modular y, por tanto, personalizable), Mighty Cast se ha subido a la ola de los wearables con una apuesta bastante original y con muchos grados de personalización: NEX Band, que es como se llama esta "pulsera inteligente", ofrece a los usuarios la posibilidad de ensamblar su propia pulsera mediante la combinación de distintos elementos.

Dicho de otra forma, las funcionalidades de nuestra pulsera vendrán definidas por la suma de funcionalidades que aporten los distintos módulos que hayamos usado para ensamblar dicha pulsera. NEX Band ofrece al usuario la posibilidad de ensamblar hasta 5 módulos en su pulsera; 5 módulos que representarán 5 funcionalidades que permitirán, por ejemplo, recibir notificaciones de nuestro smartphone, compartir nuestra ubicación con nuestros amigos, interactuar con un juego determinado o enviar "mensajes secretos" a nuestros amigos.

La pulsera se apoya en Bluetooth LE para establecer la comunicación con el smartphone del usuario y, como nos podemos imaginar, habrá que usar una app en el smartphone para poder controlar/configurar las distintas funcionalidades de la pulsera. La idea es bastante singular y, en el fondo, no suena nada mal; la pulsera no es extremadamente cara (99 dólares) y es totalmente ampliable; la idea es abrir un SDK a los desarrolladores para que puedan trabajar en apps que aprovechen las posibilidades de NEX Band y, poco a poco, se irían lanzando más accesorios a la pulsera para poder ir ampliando funcionalidades.

¿Tiene sentido una pulsera modular? Debo reconocer que, aunque al principio choque un poco la idea, el esquema que plantea NEX Band se me hace muy interesante.

Hasta ahora, estábamos acostumbrados a dispositivos monolíticos que apenas arrojaban posibilidades de personalización; NEX Band solventa este hecho con la posibilidad de construir nuestro propio dispositivo como una combinación de elementos, cada dispositivo será virtualmente distinto al resto y este detalle, combinado con un buen software, puede dar bastante juego. Uno de los valores de Pebble es la comunidad que se está generando alrededor de este dispositivo y, por tanto, el ecosistema de aplicaciones; algo como NEX Band , que ofrece más grados de libertad, podría agradar bastante tanto a los usuarios como a los desarrolladores.

Combinar los wearables con las posibilidades de personalización que ofrecen los sistemas modulares dan, como resultado, una oferta mucho más atractiva y con buenas posibilidades aunque, eso si, es importante que tanto las aplicaciones como los servicios disponibles aporten valor al usuario.