La historia de Bitcoin sigue rodeada de un halo de misterio. El sistema de pago que utiliza P2P y códigos criptográficos fue lanzado en 2008 por Satoshi Nakamoto, un pseudónimo acuñado por la persona o grupo de personas que trabajaron en el protocolo y la red para que Bitcoin fuera una realidad.

Desde hace seis años las quinielas que tratan de adivinar quién fue el creador de Bitcoin no se han detenido. Entre los posibles candidatos, se encuentran personas como el estudiante irlandés Michael Clear, el sociólogo Vili Lehdonvirta o Kevin Groce, responsable de una de las operaciones para minar Bitcoin en Estados Unidos.Son varios los candidatos que han encabezado las quinielas sobre la creación de Bitcoin

El padre de la web, Ted Nelson, también se unió a la frenética "búsqueda", señalando al matemático Shinichi Mochizuki como posible creador de la moneda virtual. Su hipótesis postulaba que el investigador habría lanzado el proyecto en 2008 para abandonar su dirección solo tres años más tarde.

La búsqueda del padre de Bitcoin dio una vuelta de tuerca hace solo unos días, cuando una reportera de Newsweek afirmaba haber encontrado al verdadero creador de la moneda virtual. Según estas nuevas informaciones, Nakamoto no sería un pseudónimo sino un nombre real, que aludiría a una persona residente en California de 64 años.

Bitcoin
BTC Keychain (Flickr)

Horas después, el propio Nakamoto negó tener algo que ver con la moneda virtual tras varias horas de acoso virtual al supuesto padre de Bitcoin. Resulta llamativa esa "necesidad" de encontrar al creador de esta moneda tan famosa, especialmente cuando el hallazgo del padre de Bitcoin ha desatado una ola de "pánico" e "histeria".Tras la noticia de Newsweek, se desató una ola de acoso al "supuesto padre" de Bitcoin

El propio Nakamoto, según TechCrunch, se ha visto obligado a "certificar" mediante una carta verificada por un bufete de abogados que no es el creador de Bitcoin. En mi opinión, la locura desatada tras la publicación de Newsweek no tiene ningún sentido, pues hemos "obligado" en cierta manera a una persona anónima a frenar esa oleada de ciberacoso y persecución en la red impulsadas gracias a informaciones falsas.

Es lógico que exista sed de información, pero no se entiende que esta necesidad artificial implique daños personales importantes. Nakamoto no era el creador de Bitcoin, ¿pero qué podría haber ocurrido de haberlo sido? Dar a conocer el nombre de una persona que desea permanecer en el anonimato podría poner en peligro su propia integridad física, ya que existen intereses económicos cruzados muy fuertes respecto a esta moneda virtual.