Hace un par de años, la gran mayoría de ciudadanos no sabían qué era la NSA o a qué se dedicaba; sin embargo, un ex-analista llamado Edward Snowden cambió las cosas por completo y nos mostró cómo Estados Unidos había dilapidado la privacidad de los usuarios de Internet y también la de los líderes de los países que eran sus aliados. Precisamente, las revelaciones de Edward Snowden relativas al espionaje de presidentes de otros países se han convertido en un incómodo problema diplomático para Estados Unidos; una actividad que aunque pueda parecer reciente, realmente, era algo "demasiado habitual".

Según la cadena alemana de televisión NDR y el diario Sueddeutsche Zeitung, las actividades de espionaje a líderes mundiales tienen un largo recorrido y, basándose en los documentos filtrados por Edward Snowden, la cancillería alemana habría estado en el objetivo de la NSA desde 2002. Concretamente, el canciller Gerhard Schroeder habría sido uno de estos objetivos y sus comunicaciones electrónicas y llamadas telefónicas habrían sido interceptadas por los servicios de espionaje de Estados Unidos.

¿Y por qué espiar a un aliado como Alemania? ¿Por qué la NSA interceptó las comunicaciones del canciller Schroeder? Los años 2002 y 2003 fueron años convulsos, los años en el que se produjeron la invasión de Irak y la famosa "Cumbre de las Azores"; una época oscura en la que los aliados de Estados Unidos se debatían entre el apoyo incondicional a la invasión de Irak o su oposición a la intervención militar. A diferencia del presidente del gobierno de España por aquel entonces, Gerhard Schroeder sí que se mostró crítico con la invasión de Irak y, por este motivo, habría sido objeto de espionaje y seguimiento por parte de Estados Unidos (por ser una voz discordante con la "coalición" que Estados Unidos estaba gestando).

Con el número 388, el por entonces canciller alemán pasó a engrosar la "prestigiosa" lista National Sigint Requirement List por orden del presidente George Bush; una lista en la que se incluían los objetivos de los programas de interceptación de llamadas telefónicas. El afectado, diez años más tarde de todos estos hechos, al ser preguntado por la televisión NDR ha comentado que, por aquel entonces, nunca hubiese pensado que era objeto de espionaje por parte de Estados Unidos pero, tras todo lo que se ha publicado, ahora no le sorprende que así fuese.

La fuente de la información, según ha comentado NDR y Sueddeutsche Zeitung, es un compendio de declaraciones de "fuentes cercanas" a la NSA y también de fuentes que han podido analizar los documentos de Snowden. Evidentemente, aún hay muchos detalles que nunca sabremos pero todo esto encaja perfectamente con lo que, años más tarde, ha terminado sucediendo con la actual canciller alemana Angela Merkel.

Por mucho que Obama hable de transparencia, la realidad es que la NSA y los programas de espionaje se les fueron completamente de las manos y se convirtieron en voraces máquinas de procesamiento de información.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.