La segunda semana de enero es, quizás, una de las más intensas del año puesto que celebra el CES en Las Vegas; unos días en los que hemos repasado las principales novedades y anuncios que se han visto en esta feria. La semana del CES llega a su fin y se aproxima el fin de semana, un momento que dedicamos en ALT1040 para hablar de una de nuestras grandes pasiones: el cine.

Llevamos varias semanas dedicando unos minutos del viernes al cine, concretamente al cine de ciencia-ficción que es uno de nuestros favoritos. El fin de semana es buen momento para disfrutar de una buena película y, en este sentido, nos hemos propuesto redescubrir el cine de ciencia-ficción repasando los grandes clásicos que vale la pena ver y que, quizás, no sean tan conocidos para el gran público como "Blade Runner" o "2001: A Space Odyssey". A lo largo de este recorrido hemos puesto el foco en clásicos actuales como "Escape from New York", y películas de los años 50 como "The Incredible Shrinking Man".

Siguiendo con esta tradición semanal, como cada viernes, vamos a dedicar algunos minutos a seguir buceando por el género de la ciencia-ficción y rescatar algunas propuestas para disfrutar en el fin de semana:

Brazil (1985)

Cualquier recorrido por el cine de ciencia-ficción tiene una parada obligatoria en el director Terry Gilliam; el antiguo miembro de los Monty Python responsable de los sketches de animación (con tintes surrealistas) ha desarrollado una prolífica carrera en el mundo del cine en la que encontramos trabajos vinculados al género de la ciencia-ficción y la fantasía. Títulos como "Twelve Monkeys" forman parte de su filmografía pero, en esta ocasión, vamos a poner el foco en un título más antiguo: Brazil.

Brazil es una película distópica de 1985 en que la Gilliam nos transporta a una sociedad que, en gran parte, está inspirada en la novela 1984 de George Orwell y en la que la burocracia lo domina todo. La sociedad en la que vive Sam Lowry, el protagonista de esta historia y encarnado por Jonathan Pryce, vive atemorizada por el terrorismo y oprimida por la compleja maquinaria burocrática de la jerarquía dominante que, además, es totalmente ineficiente aunque se considera perfecta e infalible.

Lowry es un funcionario de tercera clase algo soñador pero eficiente y comprometido con su trabajo; sin embargo, su universo se desmoronará por completo cuando un insecto provocará un error en un teletipo que derivará en la detención de un inocente. El fallo del "infalible sistema" provocará una investigación que recaerá sobre Lowry y cambiará su vida por completo; conocerá a la "mujer de sus sueños" e intentará que ésta se enamore de él pero, para lograrlo, caerá presa del sistema que terminará destruyéndole.

La riquera visual de la película es impresionante y si bien la trama es algo compleja (mezclando referencias a 1984 y de "El Proceso" de Kafka), creo que la cinta es una de las mejores películas de la filmografía de Gilliam y, por cierto, fue nominada a 2 premios Óscar (mejor guión y mejor dirección artística).

Killers from Space (1954)

Desde el cine de Terry Gilliam tomaremos la "máquina del tiempo" para volver a una de las épocas doradas del cine de la ciencia-ficción: los años 50. Con el trasfondo de la Guerra Fría y las armas nucleares, el hermano del genial Billy Wilder, W. Lee Wilder, dirigió y produjo una película titulada Killers from Space en la que plasmó una singular invasión extraterrestre del planeta.

El protagonista de Killers from Space es el Doctor Douglas Martin, un especialista en armamento nuclear que trabaja para la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Tras un vuelo rutinario sobre el desierto de Nevada, en el que van a inspeccionar la zona en la que se ha realizado una prueba nuclear, el avión que transporta al Doctor Martin se estrella e, increíblemente, el protagonista es el único de los supervivientes.

A pesar de que el accidente fue mortal y era imposible que alguien sobreviviese, Martin está bien y no presenta lesiones más allá de una cicatriz en su pecho y pérdida de memoria. El hecho deja perplejas a las autoridades estadounidenses y dado que Martin no recuerda nada y se comporta de manera extraña, terminan pensando que, en realidad, Martin es un impostor y podría ser un espía de una potencia extranjera. El FBI será el encargado de seguir los pasos de un Martin que robará documentos secretos para dejarlos, bajo una piedra, en medio del desierto.

El FBI tomará a Martin como un traidor y lo someterán a un interrogatorio que arrojará algo inesperado: los extraterrestres preparan la invasión de la Tierra y aprovecharán la radiación de las pruebas nucleares para mutar unos insectos que se encargarán de destruir a los humanos.

Un título bastante singular en el que destaca la caracterización de los extraterrestres y sus "peculiares" ojos en forma de pelota de ping-pong.

The Terminal Man (1974)

Aunque una buena parte del público conozca a Michael Crichton por ser el autor de la novela "Jurassic Park"; la carrera de este escritor (y médico) ha estado muy vinculada al mundo de la ciencia-ficción desde sus inicios. Dentro de este repaso que estamos haciendo al género, hemos hablado de Crichton en dos ocasiones, como autor de la historia en la que se basa The Andromeda Strain y como autor del guión y director de la película Westworld.

Otra de las novelas de Michael Crichton que se llevaron a la gran pantalla fue The Terminal Man; una película estrenada en 1974 que se basaba en el libro del mismo nombre que Crichton escribió en el año 1972 que nos cuenta la historia de Harry Benson, una persona que sufre un trastorno psicológico que le provoca ataques de epilepsia y le hace temer de la tecnología y un posible "dominio del mundo por parte de las máquinas".

Sus ataques le provocan desmayos que le hacen despertarse sin saber qué ocurrió o qué ha hecho; una situación que se vuelve peligrosa cuando, presa de uno de estos ataques, termina hiriendo a dos personas gravemente. Su singular caso termina llamando la atención de unos doctores que han desarrollado un pequeño ordenador que, conectado al cerebro, podría mitigar el desequilibrio mental de Benson. A pesar que el dispositivo es experimental, éste le acaba siendo implantado a Benson pero el resultado queda fuera de lo esperado.

Kobli

La descarga que provoca en el cerebro el dispositivo, más que mitigar el problema de Benson, le termina causando placer y Benson desarrollará la habilidad de provocarse, a voluntad, los ataques para así conseguir su "dosis" de descarga en el cerebro. Benson se descontrolará, asesinará a una persona y, para evitar el supuesto "dominio de las máquinas", intentará atacar el hospital porque considera una amenaza toda la tecnología de la que dispone.

Invaders from Mars (1953)

Otra de las propuestas para el fin de semana es un título de culto de 1953, una película muy singular dentro del cine de serie B de ciencia-ficción sobre invasiones extraterrestres: Invaders from Mars.

El protagonista de Invaders from Mars es David McLean, un niño que una noche ve, desde su ventana, un platillo volante aterrizar cerca de donde vive. Su padre, un eminente científico, acude a investigar lo sucedido pero volverá "cambiado"; el padre de David es un ser frío e irascible que tiene una extraña cicatriz en su cuello.

Poco a poco, los habitantes de la ciudad comienzan a cambiar y su comportamiento se parece al de su padre; un hecho extraño que hace que David contacte con astrónomo que rastrea el supuesto meteorito que cayó cerca del pueblo para llegar a la conclusión que, efectivamente, se trata de una nave extraterreste. El Gobierno enviará a un grupo de militares y científicos a localizar la nave extraterreste y descubrirán que un alienígena está controlando la mente de los habitantes de la ciudad.

Una película bastante curiosa que plantea una historia en la que el protagonista es un niño y que, por cierto, tiene un final bastante peculiar.

Flight of the Navigator (1986)

Para finalizar las propuestas de esta semana vamos a seguir la senda de "Invaders from Mars" y nos vamos a decantar por una película en la que los protagonistas son también un niño y un alienígena. En este caso, los extraterrestres de la película no buscan invadir la Tierra, son exploradores que buscan formas de vida inteligente para estudiarlos y, posteriormente, devolverlos a su planeta de origen.

Flight of the Navigator es una película que combina el cine familiar con el de aventuras y el de ciencia-ficción para dar como resultado un producto que fue distribuido por Disney en el año 1986. La cinta nos traslada a Florida donde un chico de 12 años, David Freeman, cae por un barranco y, tras golpearse la cabeza, queda inconsciente durante varias horas. Tras despertarse vuelve a casa y se encuentra a su familia que lo daba desaparecido desde hacía 8 años y, sin embargo, David está igual y no ha cambiado nada.

David será sometido a pruebas médicas y los doctores descubrirán que en su cerebro se almacena gran cantidad de información, incluyendo cartas estelares e información astronómica. En paralelo, la NASA detectará a una nave espacial que se estrella y la llevarán a sus dependencias para investigarla y también oirán hablar de David y la información de origen extraterrestre que se almacena en su cerebro. La NASA se llevará a David y el chico descubrirá que en la nave habita un extraterrestre que lo llevó al planeta Phaleon y lo devolvió a la Tierra 8 años después. Por seguridad, el extraterrestre borró todas sus cartas estelares y David será fundamental para que Max (el nombre que le da al extraterrestre) pueda regresar a su hogar.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.