Nuevas medidas de control en cuanto al "popular" (e infame, para algunos) tema del control cambiario han comenzado a implementarse en la Argentina a partir del día de hoy, 21 de enero, según lo que dictaminó el gobierno nacional a través de la resolución General 3579. Esta vez, dirigida a las compras por internet al extranjero, y supone un nuevo paso a seguir por parte de todas las personas para poder comprar, cualquier cosa, a través de plataformas como Amazon, eBay, o en general cualquier web de shopping online del extranjero.

La medida se puede explicar de una forma sencilla, aunque realizar los pasos puede ser un tanto tedioso para el comprador. Según la resolución, la persona que pretende realizar una compra desde Argentina a una web extranjera deberá realizar una declaración jurada a través de la web de la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos), y acceder a una clave fiscal de nivel de seguridad 2.

¿La razón de esta nueva medida? Reducir el consumo y flujo de divisas que salen de la Argentina de esta forma, e "incentivar" el consumo en el territorio nacional.

compras online

Por supuesto, además de realizar la declaración jurada y completar un formulario detallando todo sobre la compra efectuada, se deberá realizar el correspondiente pago de un arancel único, el cual como dictamina la ley corresponde al 50% sobre el valor de la compra, a través de una de las instituciones públicas correspondientes, como en la Aduana. Sin presentar la declaración jurada y la constancia de pago, no se podrá retirar el producto de la aduana o la oficina de correo.

No está de más recordar que en Latinoamérica esta clase de controles cambiarios parecen ser tendencia, tomadas ya por distintos gobiernos como el de Venezuela, y Argentina, aunque ambos de forma distinta. Por ejemplo, en Venezuela no existen estos controles a través de declaraciones juradas para realizar compras por internet, pero sí existe un límite de divisas disponibles cada año para cada ciudadano (en el caso de las divisas para compras electrónicas, solo otorgan 400 dólares... al año). En Argentina, no existe el límite, pero si controles aduaneros muy estrictos, como esta nueva resolución.

Sin embargo, me pregunto: ¿Es esta la solución? Controles (o límites) como estos tienen su lado oscuro, y aunque es comprensible que los estados quieran detener la fuga de divisas cuando se vive en una economía un tanto depresiva, con una moneda local que se desvaloriza cada día, poner barreras no debería ser la única solución ideada para mejorar la situación.