Hace dos años, en una operación que generó bastante revuelo, Microsoft compró Skype e integró el servicio dentro de sus operaciones como una división más de la compañía. En este tiempo, el servicio de mensajería se ha posicionado como el sustituto del clásico MSN Messenger y en uno de los servicios clave dentro de la estrategia de los de Redmond; Skype estará instalado de manera predeterminada en Windows 8.1 y también está disponible a través de los servicios de Xbox Live. Seguramente, hace 10 años, los creadores de Skype nunca pensaron el peso que iba a tener su servicio; un servicio que nació precisamente el 29 de agosto de 2003.

Los orígenes de Skype

Hace 10 años, el danés Janus Friis y el sueco Niklas Zennström, creadores de Kazaa, decidieron explorar la posibilidad de extender el uso del P2P a las comunicaciones por voz y vídeo. Basándose en este planteamiento, en Tallín (Estonia), Priit Kasesalu, Jaan Tallinn y Ahti Heinla abordaron el desarrollo técnico de la idea y, en agosto de 2003, desarrollaron la primera versión de Skype.

El servicio se lanzó el 29 de agosto de 2003 y a los usuarios se les ofrecía un cliente que se podían descargar de manera gratuita pero, eso sí, el código fuente no sería abierto. Skype, aunque está basado en P2P, es un servicio que está basado en un protocolo cerrado y propietario cuyo estado no ha cambiado en todo este tiempo. La aplicación se publicó en el primer sitio web de Skype con un texto que pasaría a la historia:

Estamos orgullosos de anunciar el lanzamiento público de Skype Beta y ¡la llegada de la telefonía P2P! Skype permite a todos disfrutar gratuitamente y sin limitaciones ¡comunicaciones de voz de alta calidad sobre Internet! El software de Skype es gratis y siempre podrás descargar la última versión aquí.

La esencia de Skype no ha cambiado en estos 10 años, sigue siendo un servicio gratuito (entre usuarios del servicio) que ha crecido en funcionalidades y en oferta; una evolución que no habría sido posible si la empresa no hubiese crecido y profesionalizado (manteniendo su sede central en Luxemburgo y oficinas en Tallín, Estocolmo, Londres, Praga, Palo Alto y Redmond).

La consolidación de la empresa

En septiembre de 2005, eBay adquirió Skype por 2.600 millones de dólares; una operación en la que los fundadores seguían vinculados a la compañía y que eBay iba a hacer crecer. Durante esta época, Skype dotó al servicio de videoconferencia en Mac y también estableció uno de sus primeros planes de precios para realizar llamadas telefónicas.

Conforme fue pasando el tiempo, las relaciones entre eBay y los fundadores de Skype se fueron deteriorando; la responsabilidad de la empresa entró en una espiral de "juego de tronos" en la que pasaron varios CEOs como Niklas Zennström, Rajiv Dutta, Alex Kazim, Niklas Zennström (de nuevo) y Henry Gomez en apenas 2 años. Los objetivos que tenía eBay para Skype no se estaban cumpliendo y la compañía pensó que "había pagado demasiado" por esta adquisición; una situación que enturbió el ambiente y provocó que los fundadores, Niklas Zennström y Janus Friis, saliesen de la compañía.

En febrero de 2008, Josh Silverman sería nombrado CEO de la empresa y, durante su mandato, la compañía se enfocó en mejorar sus servicios de videoconferencia y consolidar las operaciones de Skype. El plan funcionó y el servicio se revitalizó, hasta tal punto, que volvió a ser atractivo para el mercado y los inversores. En abril de 2009, eBay anunció que sacaría a la venta el 70% de Skype y, con esta operación, entrarían en escena Silver Lake Partners (que se quedaría con el 65% de Skype), Joltid, CPPIB y Andreessen Horowitz.

Compra de Skype por Microsoft

Silver Lake Partners sería la propietaria de la mayor parte de Skype hasta mayo de 2011, momento en el que Microsoft hizo efectiva la compra de la compañía por 8.500 millones de dólares. Tony Bates, que llegó como CEO a Skype, procedente de CISCO, en octubre de 2010, siguió vinculado a Skype como máximo responsable de la nueva división de Microsoft y, tal y como hemos podido comprobar, el servicio es una pieza importante dentro de la estrategia de Microsoft.

Skype, la empresa de VoIP defensora de la neutralidad de la red

Creo que vale la pena destacar un aspecto de Skype que, particularmente, me alegró mucho ver porque, hace un par de años, no eran muchas las empresas que se comprometían en la defensa de la neutralidad de la red.

Skype es un servicio de VoIP que se apoya sobre la conexión de datos del usuario; por tanto, si los operadores aplican restricciones, o distintas calidades de servicio según los servicios a los que acceda el usuario, las operaciones de Skype se ven amenazadas directamente. Este escenario, obviamente, no ha cambiado y Skype necesita que se garantice la neutralidad de la red; sin embargo, estar bajo el paraguas de Microsoft les hace tener un gran apoyo frente a los operadores.

Skype

A finales de 2010, la Comisión Europea lanzó una consulta pública a los operadores para pulsar sus opiniones sobre la neutralidad de la red. Por aquel entonces, los grandes carriers se quejaban continuamente (y se siguen quejando) de que ellos "soportaban" el negocio de Google, y otros players de contenidos, sin llevarse tajada alguna del pastel. Comenzaron a lanzar "ideas" de paquetes de acceso a Internet con distintas calidades de servicio y, sobre todo los operadores móviles, comenzaron a restringir servicios como los de Skype (que además competía con su oferta de servicios de llamadas de voz).

La capacidad de los usuarios finales para acceder a y distribuir la información o ejecutar las aplicaciones y usar los servicios de su elección en Internet está gravemente limitada en toda la Unión Europea.

Skype decidió hacerse oír y envió una carta a la Comisión Europea y a la Vicepresidenta Neelie Kroes (usuaria confesa de Skype); una misiva, de 17 páginas, en la que pedía a Europa un posicionamiento claro en defensa de la neutralidad de la red para garantizar a los usuarios una conexión a Internet sin restricciones y protegerles de prácticas abusivas:

La Comisión Europea debería enviar fuertes señales para evitar la expansión de los abusos existentes a una serie incluso más amplia de contenidos, aplicaciones y servicios en Internet, que devaluarían de forma considerable la utilidad social y económica de Internet.

Un entorno en el que se garantice la neutralidad de la red es fundamental para que Skype pueda operar y, en aquel entonces, su defensa fue clave para hacer ver a la Comisión Europea y a los usuarios lo necesario que era proteger este derecho.

xbox one skype

Skype hoy en día

Skype, hoy en día, es algo más que un servicio de mensajería; es una plataforma que dota de servicios de voz a particulares y empresas de todo el mundo, cursa un tercio de las llamadas internacionales que se realizan en el planeta, ha sustentado las videollamadas de Facebook y, como prueba de su buena salud, tiene una media de 300 millones de usuarios activos al mes y que cursan comunicaciones en la plataforma de un equivalente de más de dos mil millones de minutos cada día.

Con esta tarjeta de presentación, Skype dista mucho de ser aquel servicio que crearon los desarrolladores de Kazaa para aplicar el P2P al segmento de las comunicaciones de voz y vídeo. Durante mucho tiempo ha sido una empresa de éxito que ha defendido, con bastante ímpetu, la neutralidad de la red (una condición esencial para poder prestar sus servicios) y que ahora, desde Microsoft, se ha convertido en el servicio de mensajería de la compañía de Redmond y un pilar básico para su estrategia de servicios en la nube.

Dejando a un lado su actividad empresarial o sus valores desde el punto de vista técnico, creo que de estos 10 años de Skype se puede sacar una conclusión más profunda. Skype es un servicio que ha permitido unir familias que se encontraban dispersas geográficamente; ha sabido humanizar la tecnología y ha roto por completo "el factor de la distancia". Gracias a Skype se pueden mantener reuniones de trabajo muy eficientes, ofrece precios muy competitivos a particulares y empresas a la hora de cursar llamadas telefónicas y ha hecho que su servicio sea fácil de utilizar (transformándolo en un servicio multiplataforma disponible en equipos de escritorio, Xbox, Smart Tvs y dispositivos móviles).

Si tuviese que quedarme con un valor de Skype, sin duda, me quedaría con su capacidad para hacer que la separación geográfica deje de ser un hándicap; un servicio que ha sido capaz de unir a millones de personas de todo el mundo y ponerlos en contacto con sus compañeros de trabajo o con sus familiares y amigos.