Samsung y Tesla, Tesla y Samsung. Seguro que a Panasonic no le ha hecho ni pizca de gracia el último rumor sobre el futuro de Tesla. El motivo es muy claro, Tesla está teniendo algún problema con el tiempo de entrega de las baterías que fabrica Panasonic en exclusiva para el fabricante californiano porque la demanda del Model S no hace más que crecer y además, la inminente llegada del Model X, un SUV eléctrico de puro lujo, puede verse afectada.

Las baterías de Panasonic (conocidas como 18650) han sido unas de las mejores consideradas por los expertos en términos de calidad de fabricación, durabilidad y sobre todo, resistencia a las altas temperaturas y a la recarga rápida de Tesla o incluso al intercambio de baterías. Pero parece que Elon Musk no quiere confiar lo más preciado de sus vehículos a un sólo fabricante, más si cabe cuando no dan a basto y por eso un trío entre Panasonic, Samsung y Tesla sería muy interesante.

Samsung y Tesla

Para paliar esta situación Panasonic ha confirmado que abrirá una nueva línea de producción en Osaka. De esta manera en Tesla deberían estar más que tranquilos, pero ha podido suceder justo lo contrario. Aumentar los costes operacionales para satisfacer la demanda puede significar un incremento en el precio que cobre Panasonic por hacer las baterías, algo que no haría mucha gracia a Musk. Un segundo proveedor es obligatorio.

Aún así, esta planta no estaría a pleno funcionamiento hasta mediados del próximo año y el acuerdo entre Samsung y Tesla no daría sus frutos hasta que termine 2014 o inicios del 2015, coincidiendo con la llegada del Model X.

El valor de Tesla en bolsa es superior al del grupo Fiat .

Que Samsung y Tesla puedan aliarse para la fabricación de nuevas baterías no es más que una excelente noticia para todos porque más competencia suele ser sinónimo de una mayor creatividad, calidad e innovación, más allá del precio. Con un segundo proveedor Tesla puede quedarse tranquila si uno de los dos falla, se retrasa o decide subir los precios.

El acuerdo entre estos dos gigantes: Samsung y Tesla no está cerrado y no sería improbable que llegasen nuevos amigos al corazón de Musk caso de LG, que también tiene una planta destinada a este fin y seguro que no quiere dejar pasar esta oportunidad.

Samsung y Tesla

Estas nuevas y futuras baterías no tendrían porque ser compatibles con el Model S sino que podrían estar pensadas para la inminente llegada del Model X y el esperado Model E. Dos nuevos modelos que comenzaríamos a ver a finales del año que viene, el X como modelo de producción y el E como Concept Car. Si Tesla ya tiene algún problema con un sólo modelo en su catálogo, si triplica su presencia debe asegurarse que no falle nada en el proceso de fabricación.

El éxito de Tesla parece claro y aunque tenga un valor en bolsa superior al del grupo Fiat, la empresa de Elon Musk aún no ha obtenido beneficios. Bien es cierto que esto no ha sucedido porque hasta el momento están invirtiendo todo el dinero posible en la compañía y porque hace unos meses quisieron devolver el préstamo que les hizo el Gobierno de Estados Unidos (451,8 millones de dólares más intereses). Sea como fuere, la marca parece afianzarse en una posición dominante dentro de los fabricantes de coches eléctricos y mientras los inversores sigan creyendo en el proyecto veremos muchos Teslas por el mundo.