La música ha evolucionado a lo largo del tiempo. Con el paso de los años se ha presentado en diferentes formatos que los compradores adquirían para poder llevar un pedacito de sus artistas favoritos a sus casas. Pero no fue hasta el lanzamiento del formato MP3 que en realidad nos volvimos melómanos, todo gracias a Napster y la revolución de la descarga ilegal. Después del MP3 salieron a la luz otros formatos de mejor calidad que no fueron tan bien aceptados más que por los puristas del sonido. Y es así como la música en Blu-ray salió a la luz, con un concepto llamado High Fidelity Pure Audio.

Cuando compras un Blu-ray con música de alta calidad, en realidad estás comprando 3 o 4 tracks a 24bits/96kHz o 192kHz; lo que quiere decir que escucharás la música con la misma calidad y profundidad que cuando se grabó en el estudio. Tal como si hubieras estado ahí. Si lo comparas con un MP3, la calidad llega a ser considerablemente más alta. Algo que, cuando se reproduce en las bocinas adecuadas, hasta el oído no educado podría detectar.

Sin embargo, el costo de la música en Blu-ray es de aproximadamente 20 euros, lo que se traduce en 360 pesos mexicanos. Un costo muy elevado comparado con un compact disc o un MP3 en iTunes. Y no empecemos a hablar de los servicios de música en streaming. Ahora, el punto aquí es, ¿en realidad vale la pena poder reproducir música en Blu-ray de alta calidad? ¿Mis oídos lo van a agradecer?

Los puristas del sonido dirían que sí. Sin embargo, el poder hacerlo no sólo incluye comprar la música en Blu-ray; sino que también habría que comprar las bocinas adecuadas para reproducir el sonido. En realidad, si nos ponemos a pensar sale mucho más caro que conectar tus audífonos a tu computadora y darle play en Spotify.

El problema aquí también tiene que ver con nuestras conexiones a internet y la capacidad de almacenamiento de nuestros dispositivos. Ejemplo: Spotify podría distribuir música en formatos de alta calidad si éste no pesara 4.3MB por segundo de reproducción. En comparación, el peso máximo de un MP3 de alta calidad es de aproximadamente 2.5MB por segundo.

No obstante, el futuro de la música en Blu-ray puede verse más prometedor gracias a materiales como el Grafeno, con el que se han logrado fabricar audífonos de alta calidad que no deberían tener un precio elevado. Lo más probable es que algún día tengamos dispositivos que puedan almacenar en Petabytes y conexiones que soporten descargas tan grandes que podamos escuchar música de alta calidad vía streaming. Sin embargo, el día de hoy, los 36 títulos disponibles de música en Blu-ray de Universal Music pasarán desapercibidos por la mayoría de los melómanos. A menos que sean fanáticos de los artistas y tengan las mejores bocinas y/o audífonos del mercado. Seguro hay uno que otro por ahí.