Desde que Edward Snowden filtrara una serie de documentos sobre los programas de vigilancia doméstica que mantiene la NSA sobre los ciudadanos de distintas partes del mundo, no han sido pocas las empresas que se han visto inmiscuidas en la polémica al, según dichos documentos, facilitar el espionaje a los organismos de inteligencia norteamericanos. Empresas como Apple, Google, Facebook y Yahoo! han tenido que facilitar datos de usuarios de sus servicios a la NSA. Recientemente, Microsoft fue protagonista de otros documentos filtrados por Snowden donde aseguraban que la empresa facilita la recolección de datos de Skype, SkyDrive y Outlook.com a la NSA, ofreciendo "libre acceso" a sus servidores mediante las llamadas puertas traseras que burlan sus protocolos de seguridad, por lo que de esta manera Microsoft colaboró con PRISM, según el ex-NSA.

Hoy, en un comunicado oficial, Microsoft desmiente estas acusaciones, asegurando que no proveen a ningún gobierno el rápido y fácil acceso a sus servidores mediante protocolos que burlen sus sistemas de seguridad y cifrados.

No solo esto, en el comunicado realizado por Brad Smith, quien es vicepresidente ejecutivo y consejero general de Microsoft, anuncia que ha enviado una carta al fiscal general de los Estados Unidos para solicitar que se les permita dar más detalles sobre cómo colaboran con los organismos de seguridad del país.

Y es que cuando Edward Snowden filtró los documentos donde se les mencionaba claramente por prácticamente ofrecer las puertas abiertas a la NSA y el FBI para acceder a los datos de usuarios de sus servicios (incluyendo correos electrónicos, la posibilidad de grabar videollamadas de Skype y revisar archivos en SkyDrive, entre otros) un vocero oficial lo desmintió, pero dijo que no podía dar más detalle sobre el programa de colaboración con la justicia estadounidense ya que la ley se los prohíbe.

El gigante de los sistemas operativos asegura que para facilitar información o datos de usuario, el FBI debe presentarles una orden judicial sobre un usuario específico, aunque no pueden mencionar nada más. Brad Smith solicita al fiscal general la posibilidad de dar más detalles ya que la información de Snowden "habría sido malinterpretada por los medios", según el ejecutivo. En la carta menciona:

Llevamos meses esperando respuesta sobre nuestras solicitudes para detallar el proceso de colaboración con la justicia en materia de datos de usuarios. Luego de las filtraciones de los documentos de la NSA existe mucha confusión por parte del público, y es nuestro deber aclarar la situación para que no exista duda sobre nuestra participación en procesos judiciales y de seguridad nacional. Pedimos cordialmente, Señor Fiscal General, que tome acción sobre nuestra solicitud y nos de el visto bueno para aclara la situación ante nuestro público y el mundo.

El caso de Edward Snowden, el ex-contratista de la NSA que se ha dedicado a revelar información sensible sobre programas de espionaje que mantienen los Estados Unidos sobre ciudadanos de cualquier parte del mundo, también ha tenido consecuencias muy negativas para las grandes empresas de tecnología y servicios web como Google, Apple, Facebook y Microsoft. La mala publicidad que este tema genera para dichas compañías es increíble, especialmente en las redes sociales donde no dejamos de ver comentarios de gente molesta e incluso bromas de tipo "si usas Outlook o Gmail, la NSA te está espiando".

edward snowden 4

Sea cierta o no la información que facilitó Snowden, duda que mantenemos hasta demostrar lo contrario ya que las palabras de un ejecutivo no bastan para desmentir estas acusaciones tan serias; igualmente es injusto para todas estas empresas el no poder hablar libremente sobre estos temas por presión del gobierno estadounidense, ya que no hablar libremente se traduce en no poder defenderse libremente.

Realmente dudo que el fiscal general le de permiso a Microsoft de detallar la colaboración de la empresa los organismos de seguridad del estado, ya que de hacerlo, tendría que también dar camino libre para declarar a todas las demás empresas involucradas en la polémica, y dar información que involucre o "pueda comprometer la seguridad nacional" no es algo que el gobierno norteamericano suela hacer.