Justo hoy se cumple un año de la finalización de una serie mítica, House M.D., protagonizada por Hugh Laurie durante ocho temporadas. Como celebración de este aniversario, hoy vamos a contaros algunos de los aspectos más curiosos de la serie.

Y es que cualquiera que haya visto algún capítulo de esta exitosa producción, reconocerá las borderías del Dr. Gregory House, un médico igual de brillante que poco convencional. Son famosos sus diagnósticos utilizando una pizarra, comparando síntomas y posibles enfermedades, en una suerte de brainstorming colectivo con el resto del equipo. Precisamente hoy hacemos un repaso sobre algunas de las enfermedades más raras tratadas en los ocho años de la serie:

La enfermedad de los huesos de cristal

Uno de los síndromes que House diagnosticó en la quinta temporada es la conocida como osteogénesis imperfecta. Se trata de un trastorno congénito, que por su nombre ya nos da una pista de que algo tiene que ver con fragilidad en los huesos de la persona que la padece.

En particular, el problema de las personas que la sufren radica en una deficiencia en la producción de colágeno, una proteína fundamental en nuestro organismo, que forma parte de nuestra piel y huesos. Los pacientes afectados suelen sufrir fracturas de manera habitual.

Los tratamientos que se suelen aplicar están relacionados con la fisioterapia, rehabilitación y cirugía ortopédica de los pacientes. Además, se suele promover la realización de programas especiales de ejercicio físico.

El síndrome que padeció J.F. Kennedy

Dentro de la lista de enfermedades más raras de House, no podemos olvidarnos de este trastorno que afecta a una persona de cada 10.000 individuos. Un síndrome que, por cierto, también sufrió J.F. Kennedy, el famoso Presidente del Gobierno de Estados Unidos.

El síndrome de Addison, que así es como se llama, es provocado por daños en la corteza suprarrenal del riñón, por lo que esta no secreta tantas hormonas como debiera. La concentración de estos productos en nuestro organismo es de vital importancia, por lo que este desequilibrio genera síntomas como náuseas, dolor abdominal, fatiga o ansiedad generalizada, entre otros.

El paciente obsesionado que llegó con un ardor de manos

En la sexta temporada de House, llega un paciente obsesionado con consultar los síntomas que tiene en Internet. De este modo, la serie norteamericana no solo realiza curiosas vueltas de campana para llegar a los diagnósticos, sino que también analiza las relaciones entre los médicos y los pacientes, ya sea para dar una visión de la realidad, o como crítica social.

El síndrome de Fabry, diagnosticado en este segundo capítulo, es una enfermedad realmente extraña, cuyos síntomas son fácilmente confundibles con otros problemas médicos. Aunque fue descrita a finales del siglo XIX, la prevalencia es baja, estando en torno a 1 de cada 117.000 personas en la población general. La enfermedad se caracteriza por una deficiencia en una proteína, la galactosidasa A, por lo que el diagnóstico final se confirma haciendo una prueba con esta enzima, lo que confirma que existe un problema en el almacenamiento de lípidos.

¡No es lupus!

Sabemos que en cada capítulo de cada temporada de House hay una enfermedad extraña. Por eso la selección ha sido complicada, pero no podíamos terminar este post sin citar LA enfermedad. ¿Adivináis cuál? Esa que siempre aparece en las sesiones de brainstorming como candidata eterna en los diagnósticos.

Si hay una frase característica de la serie es la de "It's not Lupus!" ¿Pero qué es exactamente esta enfermedad? Aunque su origen aún es desconocido, lo que sí sabemos es que nos trae graves problemas en nuestro sistema inmunológico, en otras palabras, afecta a nuestras defensas. Hoy en días conocemos dos variantes, una más suave, que solo provoca enrojecimientos en la cara, y otra más peligrosa, que puede llegar a dañar órganos vitales.

Como los síndromes que hemos visto hasta ahora, el lupus se une a la lista de las enfermedades más raras que trata la serie. Una producción fantástica, la de House M.D., que acercó la medicina al gran público, además de dejarnos buenos momentos de entretenimiento y humor.