Google ha llevado sus cámaras a un rascacielos por primera vez en su historia. Y la compañía no se ha contentado con cualquier edificio, pues ha visitad el más alto del mundo. Realizar las fotografías necesarias para la aparición de Burj Khalifa en Street View llevó tres días de grabación con las cámaras de mochila (utilizada por primera vez en el Gran Cañón) y de carrito (que suele ser empleada para visitar museos). La compañía visitó la base del edificio, pero también el interior y el exterior de varias de las plantas superiores.

Lógicamente, fotografiar el interior fue mucho más sencillo que el exterior. Para esto fue necesario utilizar el sistema de limpieza de ventanas y mantenimiento, pero el resultado es espectacular, pues es posible ver las vistas desde el piso 73. Esto permite observar todos los rascacielos de los alrededores.

La presencia del Burj Khalifa en Street View es bastante completa, pues incluye el centro de observación del piso 124 (donde se puede ver el certificado del Libro Guinness), la habitación ocupada más alta (que se encuentra en el piso 163), los ascensores (que se mueven a una velocidad de unos 35 kilómetros por hora) o la piscina más alta de esta ciudad vertical, situada en el piso 76.

Burj Khalifa en Street View

Pero no todo son emociones fuertes. Los más curiosos podrán ver la recepción e, incluso, uno de los pisos subterráneos. Y, al tratarse de la primera galería en el mundo árabe, también es posible ver los alrededores del rascacielos.

Uno de los empleados de Google encargados de llevar la mochila y el carrito con los que se capturan las imágenes también visitó el punto más alto al que se puede acceder en el rascacielos. Sin embargo, aunque es posible ver cómo fue su experiencia en el vídeo incluido en esta entrada, no parece que la compañía vaya a incluir, de momento, estas fotografías.