La Estación Espacial Internacional (conocida en inglés como "International Space Station" o ISS) es un verdadero centro de investigación en la órbita terrestre, fruto de la cooperación internacional de Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia, Canadá, Japón, Brasil e Italia. La llegada de la cápsula Soyuz TMA-08M ha acortado los viajes a la Estación Espacial Internacional, al tardar tan solo seis horas en lugar de los dos días habituales.

Este período de tiempo tan corto ha sido posible gracias a la introducción de nuevos cálculos matemáticos, que ha permitido un "vuelo casi directo" de la cápsula hacia la Estación Espacial Internacional. Los lanzamientos anteriores orbitaban alrededor de la Tierra más de treinta veces antes de alcanzar la ISS, mientras que en esta ocasión la sonda solo tuvo que realizar cuatro órbitas terrestres. Este logro ha permitido reducir el tiempo de los viajes a la Estación Espacial Internacional.

Viajes tripulados a la ISS

La construcción de la actual ISS se realizó gracias a la fusión de otras estaciones espaciales anteriores, como la rusa Mir-2, la estadounidense Freedom, el módulo japonés JEM y el previsto europeo Columbus. Desde que llegara la primera expedición permanente en 2000, la Estación Espacial Internacional está tripulada de manera permanente. Siempre hay al menos dos personas en ella, y desde la llegada de la Expedición 20, tiene una capacidad total de seis astronautas.

Los viajes a la Estación Espacial Internacional han permitido llevar en estos trece años a 205 personas de 16 países diferentes, incluyendo la llegada de los conocidos como "primeros turistas espaciales". Todos los tripulantes están situados en los conocidos como módulos presurizados, en los que se dan unas condiciones de presión y presencia de gases que se asemejan a la atmósfera terrestre.

Dentro de los viajes a la Espación Espacial Internacional, distinguimos los que transportan pasajeros, y los que únicamente llevan víveres a la ISS. Desde 2011, fecha en la que Estados Unidos decidió abandonar su programa de transbordadores espaciales para reducir el déficit, solo Rusia cuenta con un programa espacial tripulado, mediante la utilización de su sonda Soyuz.

Viajes no tripulados a la ISS

Existen tres formas de realizar viajes a la Estación Espacial Internacional para transportar víveres. Hasta el momento se utilizan tres cápsulas, la rusa Progress, la europea ATV (más grande que la anterior) y la sonda japonesa HTV.

De forma previa al lanzamiento de Soyuz de manera casi directa, Rusia había ensayado en tres ocasiones el envío de Progress mediante solo cuatro órbitas terrestres. Por ello, la novedad en el caso de Soyuz reside en que es la primera vez que se acorta tanto uno de los viajes a la Estación Espacial Internacional en una sonda tripulada.

Mejora de las condiciones de los vuelos

La rapidez del vuelo de Soyuz no fue, como hemos visto, consecuencia de una mejora en la ingeniería y diseño de la cápsula. Acortar los viajes a la Estación Espacial Internacional ha sido posible gracias a la reducción de las órbitas que Soyuz realiza antes de acoplarse con la ISS. Pero este gran avance no se va a quedar aquí, sino que los astronautas rusos planean realizar los viajes a la Estación Espacial Internacional en tan solo dos órbitas.

Reducir el tiempo de llegada a la ISS supondrá una mayor eficiencia y rendimiento de los experimentos en la Estación, ya que el transporte de astronautas, víveres y materiales de los estudios podría realizarse de forma más rápida y económica.

Por último, acortar los viajes a la Estación Espacial Internacional también mejorará las condiciones físicas de los tripulantes. En palabras de Igor Lisov, experto del proyecto espacial ruso, los efectos derivados de adaptarse a la microgravedad (como mareos o náuseas) se reducen al contar con vuelos más rápidos. Aunque la realización de viajes más directos puede tener problemas, tales como sortear de forma más complicada la basura espacial o el encaje con la propia ISS, sin duda estamos ante un gran paso en la investigación espacial.